Volviendo al mecenazgo

Me prometí a mi mismo que no volvería a hacer un crowdfunding.

Parece una tontería, pero uno se deja el corazón ya de primeras en las cosas que hace para dejárselo por segunda vez cuando quiere venderlas. Porque en estos casos, además, venderlas no es para sacar beneficio económico, venderlas es para conseguir hacerlas posibles. Y también, porque parece inofensiva, pero la barrita del crowdfunding son de esas pequeñas cosas que te persiguen en pesadillas por las noches.

Me lo prometí a mi mismo pero he vuelto porque en el proyecto que os presento no estoy yo solo. En los Leftover Lights somos cinco. Hará un par de años, sacamos este disco. Nos costó horrores y no salió como queríamos, pero con él no ha ido mal la cosa. No hemos parado de tocar y nos siguen llamando de salas y algún que otro festival, así que hay que seguir apostando por el proyecto.

Si os hablo de esto hoy aquí es porque la cosa está muy complicada ahí fuera y los conciertos apenas dan para grabarse un disco. Un crowdfunding, a día de hoy, es la única forma que tenemos de  costearnos el segundo disco; así lo vendemos por anticipado y podemos hacer de todas las canciones que estamos seleccionando un precioso disco lleno de rock.

Tenéis mucha más información en el proyecto de Verkami.

Espero que os interese. Si estáis indecisos, este Sábado 7 de Junio tocamos en El Perro de la Parte de Atrás del Coche y tocaremos varios temas del nuevo disco.

¡Un saludo por parte del resto de los Leftover Lights!

Share

This entry was posted in Autobombo. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *