Remodelar nuestro cerebro y la ciencia del placer…musical.

Colaboración en @Las_mananas_RNE del 30 de Diciembre de 2013. Audio aquí.

¿Cuántas veces hemos oído eso de “yo es que soy muy mayor para aprender eso”? Es como si hubiera un sentimiento popular de que con la edad, hay cosas que ya no se aprenden…y es que es cierto. Es científicamente cierto. Conforme crecemos nuestro cerebro se adapta a la información que recibe, madura y con ello hay zonas que lamentablemente nunca volverán a tener la frescura que tenían cuando éramos críos.

Es lo que pasa con los idiomas, por ejemplo. Hay una ventana de tiempo en el que nuestro cerebro es una esponja para ellos y con la edad, perdemos esa capacidad y parece imposible incorporar un lenguaje nuevo.

Pues bien, estas semanas estudios científicos apuntan la posibilidad de saltarse este bloqueo. Todo esto tomando una pastilla, así como nos gusta a la gente, sin complicaciones. Y lo que tiene la pastilla es ácido valproico o valproato. Un fármaco que se utilizaba para los ataques epilépticos podría devolvernos esa plasticidad neuronal que tan bien nos podría venir para varias actividades.

Pero ojo, por ahora solo se ha demostrado para una rara habilidad: tener oído absoluto. En el mundo, una de cada 10000 personas, el 0.01% tiene oído absoluto, es decir, es capaz de reconocer una nota aislada, e incluso decirte que en qué octava está la nota.

Por ejemplo, una persona con oído absoluto escucha esto:

[Audio: de What is this note? En el número 1 del Quiz de http://www.discount.perfectpitch.com/ ]

Y te dice que es un C#. De hecho podrías pedirle un C# y podría cantártelo, sin problemas, sin referencias. Es como cuando nosotros identificamos colores. Tu ves un cartel de color negro y dices…mira es negro.

Pues bien, el oído absoluto es de esas cosas del aprendizaje que tiene una ventana de tiempo. Prácticamente la totalidad de las personas que tienen oído absoluto empezaron a aprender música por debajo de los 6 años. ¿Y si quisiéramos adquirirlo de adultos?Pues bien, varios científicos del CNRS en Paris, del Instituto de salud mental de Vancouver, de la Universidad de Queensland en Australia, Centro de Neurociencia de Harvard y del instituto de Psiquiatría del King´s College of London, en un ensayo clínico de doble ciego en 24 adultos sanos, han visto que gracias a un tratamiento de 14 días con valproato es posible que adultos adquieran oído absoluto y así lo han publicado en la revista “frontiers in Systems Neuroscience”

Era algo que ya se había observado en ratones y que tiene un mecanismo de actuación conocido. El valproato es un inhibidor de la histona deacetilasa una enzima que se dedica a frenar todos estos procesos y a eliminar la plasticidad del cerebro una vez se ha superado una ventana de aprendizaje.

Pero ojo, que los neurocientíficos que están detrás del estudio también advierten que estas ventanas críticas de aprendizaje tienen un significado evolutivo y hasta que no se conozcan bien hasta que punto estas “plasticidades” puedan afectar a recuerdos o a personalidad…habrá que tener paciencia. Vamos que estas ventanitas de tiempo de aprendizaje si las cerramos, las cerramos por algo y si las abrimos…igual se nos escapa algo.

Y como todo en ciencia, no sería tan fácil como tomarse una pastillita y ya está. He estado leyendo varios artículos científicos y según un equipo de la Universidad de California (http://perfectpitch.ucsf.edu/study/), que llevan años intentando identificar qué genes están detrás de el oído absoluto, parece que hay cierta predisposición genética ya que no todos los músicos que empezaron a tocar instrumentos por debajo de los 6 años tienen oído absoluto.

Además, hay un artículo impresionante que demuestra que existe una gran influencia del lenguaje que hablamos ya que según su variación tonal hay personas que tienen más facilidad para tener oído absoluto. Por ejemplo, personas que hablen lenguajes tonales como el Mandarin o el Vietnamita tendrían más papeles que aquellos que hablan en inglés.Esto de los lenguajes tonales es curioso ya que pueden tener dos significados para la misma palabra en función de si la dices grave o aguda.

Una palabra, por ejemplo, pan podría significar dos cosas en función si la dices en agudo o en grave.

Y ya que hoy hablamos de música…vamos a arrancar una subsección de esas que tanto nos gusta abrir, que vamos a llamar…

Audio [http://www.youtube.com/watch?v=a-A7DhOQ1p0] Para dejarla en segundo

plano…(completamente prescindible)

“Nuestro cerebro y….La música”

Esta semana ha aparecido un artículo interesantísimo de Virginia Prescott y Taylor Quimby en NHPR -New Hampshire News sobre qué le pasa a nuestro cerebro cuando escuchamos música. O mejor dicho ¿Por qué la escuchamos? ¿Por qué nos da placer?

Cuando escuchamos música nuestro cerebro nos recompensa con dopamina, la hormona del gustito. Es como cuando comemos, o cuando tenemos sexo. Todo muy lógico, pero la diferencia es que comer o mantener relaciones sexuales tiene su significado evolutivo, es necesario y por lo tanto nuestro cerebro nos da la recompensa de hacerlo bien. Pero…la música con nosotros no lleva tanto tiempo. Ni te mantendría vivo en mitad de la jungla. No alimenta tu estómago ni te ayuda a reproducirte. Bueno, esto segundo…

Pues bien, según el Dr. Robert Zatorre, neurocientífico del McHill Neurological Institute, Montreal, nuestro cerebro podría verse como una máquina de resolver puzzles y de hacer predicciones…y la música es eso, un puzzle, un puzzle que encima es altamente predecible.

Y predecir la música es lo que nos da gusto. Os he traído un corte de una charla Ted que dio el director de la filarmónica de Boston, Benjamin Zunder en el que lo explica con un ejemplo de Chopin, en él arranca con tres notas y deja que termine la audiencia.

Inténtenlo también ustedes…

Audio: [http://www.youtube.com/watch?v=r9LCwI5iErE Del 9:05 al 9:24]

Pero esto no es algo que aprendamos sobre la marcha. Nacemos con la mente completamente preparada para saber qué notas se tocarán a continuación.

Hay un documental muy completo que se llama “El cerebro musical” del Neurocientífico y músico Daniel Levitin y el artista Sting. De hecho le recomiendo a los más interesados de la audiencia o a los que tengan amigos músicos un libro de este científico que se llama “This is your Brain in Music” que habla de toda la investigación sobre música y cerebro.

Pero volvamos al documental.

En él hacen un experimento con niños, que todavía no han podido aprender nada de música, pero reconocen bien los patrones…

http://www.youtube.com/watch?v=eQGqNlevh2o 21:22 a 21:41

Y esto es todo mientra escuchamos música, pero…qué pasa si la tocamos. Pues esta orgía de placer cerebral con la música aumenta si además de escucharla, la tocas. Escuchad todas las áreas que se activan…

http://www.youtube.com/watch?v=eQGqNlevh2o del 22:08 al 22:50.

Y esto claro tiene que tener beneficios:

http://www.youtube.com/watch?v=eQGqNlevh2o del 22:40 al 22:50

Para la audiencia, quieran o no hijos más inteligentes, con o sin oido absoluto, pongan un poquito de música en su vida, y de ciencia, que eso el cerebro lo celebra, con dopamina.

Share

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

3 Responses to Remodelar nuestro cerebro y la ciencia del placer…musical.

  1. Kerri says:

    The Rockstar Diaries is an addicting blog because of its wonderful display
    of photography. It is therefore necessary for big business and
    small online entrepreneurs alike to attract and maintain the attention of their site visitors.

  2. BB Albania says:

    whoah this weblog is wonderful i like studying your articles.
    Keep up the good work! You know, a lot of people are searching around for this information,
    you can help them greatly.

  3. JuanR says:

    Hola, solo matizar que la filiación del Dr. Zatorre es MNI (Montreal Neurological Institute) de la McGill University. Creo que es una errata que se podría corregir.
    saludos.
    http://www.mni.mcgill.ca

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>