Blog de Ciencia y Música

Belleza

B

Hace unos días me pidieron que escribiera un artículo sobre la belleza en la música. Un tema amplio y peligroso. Decidí, entre otras cosas, añadirle al artículo una lista de las canciones que yo consideraba más bellas. Canciones felices o tristes que realmente hacen que te caigas a sus pies. Pero sobre todo me quedé con la esencia de un párrafo del libro “Cosas que los nietos deberían saber” de Mark Oliver Everett, líder de Eels:

La vida está llena de hermosuras impredecibles y sorpresas extrañas. A veces la belleza me supera y no sé cómo afrontarla. ¿Conoces la sensación? ¿Cuando algo es demasiado hermoso? ¿Cuando alguien dice algo o escribe algo o toca algo que te conmueve hasta las lágrimas, o que llega incluso a cambiarte?

Pensé que con esa filosofía lo mejor es que hiciéramos una playlist colaborativa como las de antaño, así que…sus bellezas aquí:

Belleza

Sobre el autor

Lucas Sánchez

comentarios

  • Tengo la paranoia de que Spotify se cargó mi ordenador antiguo, así que propongo por aquí:
    “Woods”, de Bon Iver
    “Hide and Seek” de Imogen Heap
    “How” de Regina Spektor
    “Limit to your love” de Feist
    “A case of you” versión de James Blake
    “Terrapin” de Bonobo

    ¡¡Espero que os gusten!!

  • Yo tampoco tengo Spotify, por suerte, porque soy cansina como yo sola. A Fragile, Coma Black y el concierto para piano nº20 voy a sumar Finally Free (Dream Theater, aunque casi que añadiría ese disco entero) y la Sonata de Liszt y ya me planto, que tengo que dejarme tiempo para escuchar lo que los demás recomiendan en sus 40 Principales de la belleza.

  • Cuando encuentro personas como tu, todo un polímata, esas sensaciones de las que escribió Mark Oliver Everett (que no se quien es, ahora investigo) las presiento y me alejan de mis dudas en la humanidad. ¡Gracias!

Blog de Ciencia y Música

Lucas Sánchez (1983)

Nací en Valencia y estudié Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid. Investigué durante casi 10 años en el Centro Nacional de Biotecnología en el diseño de vacunas para enfermedades prevalentes en el tercer mundo. Durante todos aquellos años tonteé todo lo que pude con el periodismo y la divulgación científica, escribiendo para Público, Materia, Naukas y más recientemente para El País y Radio Nacional de España. Finalmente decidí montar mi propia agencia de comunicación científica: Scienseed.

Fuera del ámbito científico fui guitarrista de los Leftover Lights, banda con la que edité dos discos de estudio “Turning the lights on” (2012) y “Universe” (2014). He escrito una novela que se llama “Impostores” (2012) y, desde entonces, siempre está a puntito de salir la segunda.