Quedarme

La crisis de los 30, la investigadora y la que suma al país entero en un sindejardemorderselasuñas solo me dicen una cosa todas las mañanas: ¿Cuándo y a dónde te vas a ir? Porque ya estás tardando…

Es una pregunta de las que te espera en el espejo junto al cepillo de dientes. Cada vez que te cruzas a un conocido en la calle. Cada vez que hablas con tu familia.

Es ahora o nunca, dicen. Pero…¡Mira cómo está el país! ¡Vete tu que puedes!

Y debe ser que la crisis de los 30, la investigadora y la que suma al país son demasiadas crisis para pensar libremente y eso me jode sobremanera. Yo estudié para decidir sobre mi futuro, no para verme obligado a mi presente. Y si lo tengo que hacer lo haré por miseria, pero no por gusto. Yo me fui a hacer una estancia y me volvería a ir; pero para volver. Y resulta que ya no vuelve nadie que no quiera suicidarse.

Y yo antes que suicidarme me reciclo.

Si algo he aprendido en Mi Ciencia, ese pequeño rinconcito del laboratorio de otro que me dejan usar, también conocido como mi bench y mi mundo, es que no podría vivir solo de esto. Para mi la ciencia no tiene sentido como único motor de mi vida. Para eso hay que nacer, y yo no nací para eso. Yo no iría a cualquier parte del mundo por la ciencia. Iré si no llego a fin de mes, que no es lo mismo.

El gran problema es que las estadísticas y los clichés apartan a las personas de su naturaleza, de su familia, de sus raíces, de sus gustos y, en general, de su vida. Ojalá pudiera vivir en este país toda la vida teniendo trabajo como científico. Pero no parece posible. Ojalá mi vida se resumiera en una maleta. Pero no lo hace. O en una maleta y un juego de pipetas, pero tampoco. Yo por ahora llevo una maleta, un juego de pipetas, 7 guitarras y 500 ejemplares de Impostores. Y pesan demasiado para ir saltando por el mundo. Y las dos últimas cosas han estirado los músculos de mi cara sacándome las mejores sonrisas de los 7 años que llevo como científico. Como para abandonarlas.

Así que si alguien me vuelve a preguntar le paso este link. Porque hasta que la cosa cambie, yo he decidido clavar las uñas y si tengo que irme lo haré dando patadas en el aire. He dicho.

Share

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

24 Responses to Quedarme

  1. Pingback: en letra minúscula » Resistir… ¿y luego qué?

  2. Oleeeeeeeee…. no te puedes imaginar lo bien que has resumido todo lo que se me pasa por la cabeza ahora… porque no se si me quedaré o al final me iré, pero tengo ese mismo batiburrillo.

  3. Alex says:

    Doctor desde unos dos meses y… tuve la suerte de encontrar algo (radicalmene opuesto a lo que he estudiado) hace un año y me he saltado la crisis de tener que escoger. A estas alturas me veía por el mundo adelante, sin fecha de vuelta (que realmente es el problema). Pero he redescubierto que tener las tardes libres y vida más allá del doctorado es incluso más gratificante, y que diga esto teniendo en cuenta que me metí por devoción, me hace pensar lo mal que están las cosas como para que prefiera cualquier otra alternativa… Keep trying, never give up

  4. nosinmitursiops says:

    Totalmente de acuerdo. Y yo que estoy echando curriculos y buscando trabajo, no puedo hablar con nadie que no me diga: y por qué no miras fuera? Que sí, que sé que está esa opción, pero primero me gustaría ver que hay por aquí, porque no es tan fácil coger las cosas y cambiar de vida… Y la gente te dice que te vayas como si fuera lo más fácil del mundo! Que yo creo que Mallorca es como la isla de Perdidos xDDD

  5. banchsinger says:

    Compañero,
    Cada vida es un mundo y cada mundo tiene millones de circunstancias. Tu has sopesado las tuyas, medido tus fuerzas y elegido. Es tu elección, ni mejor, ni peor, nunca lo sabrás porque no conoceremos un futuro alternativo. El juicio a toro pasado es sólo una entelequia.
    Yo hace tres años sopesé, medí y elegí. Elegí Ciencia, mi maleta también es muy pesada, pero se lleva mejor entre dos. No sé si volveré, al menos como científico.
    Todos estudiamos para decidir sobre nuestro futuro. Muchos nos hemos visto obligados por nuestro presente. Pero eso es lo que hemos hecho, elegir, los que os habéis quedado y los que nos hemos ido. Sin todo lo que sabemos y lo que hemos aprendido, no hubiese habido elección.
    Si un día te tienes que ir sin elección. No malgastes tus fuerzas en dar patadas al aire, guárdalas para cuando sepas que no errarás el golpe.

    • sonicando says:

      Gracias por el consejo, Banchsinger. Yo también pienso que una maleta se lleva mejor entre dos. Conste que no quiero en ningún momento que parezca que juzgo ninguna de las dos posturas. Sinceramente, no creo que exista decisión buena. Y mucho menos “valiente”. Porque considero que el que se va es un valiente por irse y dejarlo todo atrás y el que se queda también lo es porque se queda con una mano delante y otra detrás.
      Lo dicho, gracias por el comentario.
      (y ánimo)

  6. moigaren says:

    Yo soy uno de esos suicidas que han logrado volver a España después de estar 3 años en el extranjero. En mi caso, al igual que el tuyo, es porque aunque me encanta la ciencia, no haría todo lo que fuera por ella. Prefiero vivir aquí aunque no haga ciencia que vivir en otro sitio con tal de hacer ciencia.

    Ánimo.

  7. Vaya, estaba a punto de postear una entrada sobre mis impresiones del tema de irse fuera, postdocs y demás zarandajas, y me encuentro con esta opinión tan concisa y perfecto reflejo de lo que pienso… el otro día estuvimos hablando de esto en el blog a raíz de un post de Banchsinger. No sé si al final me animaré, pues todas las opiniones están ya dichas; a lo mejor lo hago por recopilar unas y otras. En cualquier caso, gracias por compartirlo y sobre todo con esa gracia que te caracteriza para la prosa. Me he sentido muy identificado, aunque en mi maleta no guardo guitarras mis compañeros de viaje en la vida son lo primero, y no pienso meterlos en una maleta sólo porque a mí me divierte mucho jugar a descubrir pequeños misterios.

    También empiezo a pensar que decidir agarrarse con uñas y dientes es una opción valiente, más en estos días tenebrosos.

    Un saludo compañero.

  8. Guzmán says:

    Como sabes, me adhiero firmemente a la propuesta 😉

  9. M. says:

    Venía pensando hoy por la calle, después de cuatro días perfectamente grises y húmedos, cómo hay gente que prefiere el invierno que acabo de dejar atrás (mucho más extremo, pero con bastantes días soleados) a esta plomiza continuidad y neblina que a mí me hace tan feliz. Mirando al cielo he vuelto de rebote a la conversación que llevo teniendo conmigo misma desde hace unos años respecto a decisiones laborales y de dónde vivir: a algunos nos compensan condiciones que parecen peores, superficialmente al menos o a ojos de los demás, porque esas condiciones nos dan acceso a cosas que de ninguna otra manera podríamos tener. Tu música, tus aficiones, tu pareja, tus amigos, tu forma de vida y mentalidad, a veces te llevas todo esto en la maleta pero descubres que es imposible desempacarlas en un destino diferente; te has partido la espalda arrastrándola y luego se te parte el corazón viendo que nada de lo que llevas te vale allí. Nosotros no volveremos a España, no es ése nuestro lugar, pero todo el mundo se lleva las manos a la cabeza cuando se entera de que hemos dejado A por regresar a B. Comprendo esas miradas inquisitivas y esas muestras de incredulidad de muchos de los que te rodean. A mí me queda mirar al horizonte y sonreírle a la niebla; nadie va a ser feliz o infeliz por nosotros, por mucho que les extrañen nuestras decisiones.

  10. xotk says:

    No te vayas! no te marches! y aunque no comparto algunas de las cosas que dices, me parece bien tu postura ante la ciencia. Pero, me parece también un post lleno de contradicciones, en las formas y el contenido. Primero deberías aclararte, y tómalo como un consejo, si quieres como una crítica (a la que los científicos estamos acostumbrados) pero no expresión peyorativa.

    La persona siempre se ve obligada al presente y condicionada por el pasado (otra cosa es falacia) y además, es imposible decidir, en cualquier momento, sobre el futuro. Pero esto es materia de la filosofía.
    Decidiste estudiar,y las circunstancias te lo permitieron, decidiste realizar un doctorado, y de igual forma en ese momento las circunstancias te lo permitieron. Tú lo buscaste, libremente, si, pero también pudo suceder que en ese momento histórico no hubiera financiación en el mundo de la ciencia, en el campo que te interesaba etc…, y mi cuestión es: ¿tenías ya claro cuando lo iniciaste que no te querías marchar?. Si la respuesta es si, no hay dilema. Continúa, tienes que buscar una forma de seguir en tu campo de ciencia o reciclarte a otro, y seguro que puedes, parece que recursos tienes. Otros lo han hecho. Conozco a investigadores que para mi son ejemplos de coherencia, que no se marcharon, pero compitieron fuerte y trabajaron duro, como se hace aquí y fuera, y tienen su sitio… (sin comentarios acerca de los que corren pasillos durante años en la universidad para una plaza, no se van, no trabajan pero la consiguen… eso no es tema de este post, aquí supongo que hablamos de gente trabajadora y que hace ciencia). Esos ejemplos, hoy siguen siendo referencia en su campo (desde Spain son referencia), y repito, no se marcharon. Y los tiempos no eran mejores que ahora, no nos engañemos.
    Si la respuesta es que entraste en el doctorado pensando que cabía la posibilidad de irte, quizás lo harías si llegado el momento…. o bien te quedarías pero que ya lo pensarías. Porque alguien te avisaría ¿no?, ¿o entraste engañado?, años en la universidad y en el inicio del doctorado todos saben que se enfrentarán a este momento, pero nadie puede decidir hacia el futuro. … ¿No lo has ido preparando durante tu trayectoria?. Contactos con los que te gustaría colaborar, o grupos en los que te gustaría integrarte, aplicar a contratos de doctores recientes (como en cualquier sitio) o ser seleccionado por un grupo potente que tenga dinero para pagarte como tu formación requiere. ¿No has preparado el terreno?. ¿No hay terreno?.
    Sinceramente te animo a que lleves a cabo lo que consideres oportuno. Pero no eches la culpa a las circunstancias, si tan libre eres. También conozco fantásticos investigadores que después de llegar a las más prestigiosas revistas, lo dejaron. La ciencia ya les dio todo lo que tenía que darles y su vida pedía un cambio. Y así lo hicieron. Fantástico.

    Si quieres seguir en ciencia aquí, creo que puedes, pero tendrás que moverte, aplicar a contratos, buscar en sitios donde todavía se puede, reciclarte…. El sistema en Spain, realmente paga una carrera, y en la mayoría de casos (hoy día, no antes) también paga un doctorado (con todo mi respeto y admiración para quién haya realizado su doctorado sin financiación, cosa completamente injusta por otra parte). Una vez llegados ahí, el sistema no puede garantizar un trabajo para cada persona en su lugar de residencia, pero eso no lo garantiza ningún sistema del mundo. Otra cosa es que muchos lo consiguen por méritos… o por lo que sea.

    Creo que ante la frustración que muestra tu post, lo mejor es no dar patadas, más bien, replantea tu realidad, tu presente, y haz lo que creas que tengas que hacer…. pero ya está.

    Finalmente, una cuestión que me surge al leer tu post, no te marchas del país o no te marchas de tu ciudad y tu centro de investigación. Esto último sonaría a los que corren pasillos en la universidad. Si, por ejemplo, eres de Cádiz y tuvieras que marcharte a Oviedo, te queda la mudanza y la lejanía de los tuyos en horas de viaje tanto como London o Berlin. Incluso muchas cuestiones culturales…

    Repito, todo lo expuesto con el máximo respeto y con el ánimo de abrir horizontes, más que realizar una crítica que puede resultar vacía. No te vayas, no te marches, pero sé coherente con el presente…. con tu presente y con las decisiones que te han traído hasta aquí.

    PD 1: han contestado otros compañeros que cada uno ha tomado diferentes opciones. Porque en las circunstancias que han tenido, han elegido lo que han creído mejor, dentro de lo posible. Pedir lo imposible no es muy realista.

    PD2: dirigido a Moigaren, volver no es suicida. Quizás, y es mi punto de vista, sea heroicidad, tanto como decidir quedarse y ser capaz de tirar para delante con la que cae. Actualmente lo fácil es marcharse.

    …. hace unos meses un investigador de gran prestigio, ya emérito, me dijo hablando de cómo estaba la ciencia con la crisis: “pero ¿cuándo la ciencia ha estado bien en este país?…. y me hablaba de varias décadas atrás”

    vaya creo que me he pasado… vuelvo a la poyata (¿qué es el bench?)

    • Virginia Conde says:

      Xotk, aunque comprendo tu discurso, creo que el principal mensaje del artículo es que la decisión de quedarse o de irse (tanto para un científico, un ingeniero, un trabajador de la construcción, etc.) es una decisión personal; ni los que vuelven son “valientes” ni los que se quedan fuera son “cobardes”, ni los que se quedan dentro están abocados al suicidio y los que se van se encuentran con una vida color de rosa… sencillamente cada caso es único. Muchas personas piensan que pueden opinar sobre si debieras irte o debieras quedarte fuera, cuando en realidad es una decisión que le incumbe a la persona que se ve en esta situación y sólo a ella.

  11. xotk says:

    Acabo de leer que Moigaren no conforme con “volver de UK” después de estar en Madrid, se permite rechazar ofertas de “aquí”, y apunta a otro sitio de “aquí”.
    Sin dudas hay que tener calidad para moverse así, pero sobre todo ideas claras y energías para perseguirlas hasta alcanzarlas. Pero, deduzco que están dentro de sus posibilidades. Sonicando, ahí tienes un buen ejemplo…. de que la solución no tiene porqué ser marcharse. Y que aquí…. hay vida, incluso ofertas!
    salud y suerte.

  12. Ana says:

    Ole, ole y ole. Y mucha suerte.

  13. Virginia Conde says:

    Yo tengo una experiencia similar, pero al revés. Me fui a hacer el doctorado a Alemania hace 3 años y medio porque en España no me dieron beca, pero sin estar metidos hasta el hocico en la crisis actual. Ahora que la crisis no hace más que empeorar se me ha pasado por la cabeza volver, y siempre escucho aquello de “No, quédate fuera, que aquí no hay nada… ¡no vuelvas!”, dicho por gente que siempre han vivido en España y que nunca se han visto lejos de casa, de sus familiares y amigos, decontextualizados, sin hablar el idioma, culturalmente deprivados… Por desgracia aun me quedan de 2 a 4 años más fuera (primer período de Postdoc aun más lejos, en Dinamarca), pero tengo la intención firme de volver. Vivir como expatriado funciona para algunos, pero no para todos… y no se debería juzgar tan alegremente (¡y sin conocimiento de causa!) si alguien se debe ir o se debe quedar, se debe quedar o no debe volver.

  14. Shemayt says:

    No sabes qué identificada me he sentido con tus palabras… Hace algo más de un año leí mi tesis, y me planteé las mismas preguntas. ¿Irse? Una cosa es irse de postdoctoral una temporada, y otra irse para no volver. La genA ello se añadía el hecho de que mi tema son las Humanidades y mi campo de trabajo se encuentra en España. Sin embargo, parece ser que me habría resultado más fácil investigar restos arqueológicos españoles desde la otra punta del planeta. En mi campo, normalmente ese período se convierte en una cadena de becas y estancias más o menos prolongadas por múltiples lugares. El problema no era el exilio, era la inestabilidad más absoluta.
    Y lo cierto es que, aunque adoro mi especialidad, no sacrificaría absolutamente todo por ella: mi marido, la posibilidad de unos hijos (posibilidad que dentro de 10 años, no nos engañemos, seguramente ya no tendría)…. Tuve la suerte (o no) de conseguir un trabajo en la educación secundaria, ya que sin ese trabajo me habría ido por pura necesidad.
    Mientras, intento seguir con mis artículos (con mucha más dificultad), dando alguna clase en cursos de extensión… con la vana esperanza de que algún día la cosa mejore. Supongo que ese día llegará, y que entonces merecerán su premio aquellos que tuvieron el aguante y el valor de abandonar esas cosas a las que yo no quise renunciar. En serio que admiro esa valentía, pero también tienen que entender a los que nos quedamos.
    PD: Alguien tiene que quedarse para que los canis no conquisten el país XD

  15. Josme says:

    Supongo que para gusto los colores, pero como científico en el extranjero, no puede dejar de sorprenderme que 7 guitarras y unos libros puedan compensar la opción de vivir en cualquier parte del mundo. La ciencia es uno de los pocos trabajos que te permiten vivir donde quieras, independientemente de la lengua o la cultura. No solo es uno de los trabajos que más aporta a nivel personal, sino que además te permite vivir una vida de continuo aprendizaje por el hecho que cada 5 años puedes coger tu maleta y mudarte a donde quieras… ¡¡A donde quieras!! Es pura estadística, si viviendo en una ciudad española has conocido X gente interesante y vivido Y experiencias de las que cuentan, imagínate la de gente interesante (o el nivel de esa gente) y de experiencias si tu espectro de posibilidades se extiende a, literalmente, todo el mundo.
    Me sorprende que alguien que haya vivido (vivido de verdad, no visitado un año) en más de tres países y haya superado el miedo a lo desconocido, pueda siquiera vislumbrar en su cabeza la posibilidad de quedarse toda su vida en el mismo sitio… menos con 30 años, con toda la vida que tienes por delante.

  16. Pingback: Experiencia de un postdoc en el extranjero | El Blog Falsable

  17. sex toy demo says:

    Were writing essays on any topic and in any kind. With continuous use of our essay writing services, you can also improve your quality of essays. Our team is every time available to assist you to in this regard.

  18. Pingback: Experiencia de un postdoc en el extranjero | El Blog Falsable

  19. imgur says:

    Enterprises having a large website with a lot of traffic influx will require the reseller hosting package.
    The web design on a web hosting providers website is a
    quick and easy indication of the quality of the provider.
    Japanese Gardens – Although the gardens are technically in Fort Worth, Texas, it is only a short drive.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *