Blog de Ciencia y Música

Datorexia

D

Si vas a un médico porque has perdido el control sobre tu propia alimentación te diagnosticará una más que popular anorexia. Porque te ves con sobrepeso aunque se te caigan unos pantalones que le quedarían pequeños a alguna modelo escuálida. Porque estar guapa no es suficiente.

Casi todos los jóvenes científicos que sentamos el culo para escribir nuestra tesis doctoral empezamos a padecer un trastorno inofensivo en principio, pero igualmente obsesivo: la datorexia*. Es el síndrome que te entra cuando tienes miles de datos con sentido, pero que para ti no son suficientes. Aunque tu supervisor o tus compañeros lo vean claro; son un espejo que no refleja tu realidad.

Si vas a un médico porque has perdido el control sobre las horas que pasas levantando absurdas piezas de metal para conseguir que te salgan venas en las venas de los músculos, te diagnosticará vigorexia. Porque tus brazos no son los suficientemente aberrantes. Porque crees que puedes vivir solamente a base de pollo con arroz y barritas energéticas.

Los investigadores nos pasamos años haciendo experimentos y recopilando datos. Datos que guardamos de forma peculiar porque hay que publicarlos. Datos que tienen que decir algo en un futuro. Son como mini historias en forma de paquetes de información que tienen que ser suficientes para que un grupo de revisores o un tribunal de tesis dé su visto bueno.

Si vas a un médico en la pequeña pausa que te queda al día entre mear y mear porque bebes más agua que la que utilizas para tu propia higiene, te diagnosticará potorexia. Otro de los estúpidos desórdenes que ponen en juego tu vida al ahogar tu balance de electrolitos con demasiada agua.

Al final nos convertimos en yonkis que necesitan datos y somos incapaces de sentarnos a escribirlos porque perdemos toda perspectiva y dimensión. Y porque mientras escribimos no generamos datos. Y necesitamos más datos, que con los que tenemos no son suficientes.

Así que si últimamente veis que no escribo mucho es que tengo el teclado ocupado con otras cosas. Que estoy demasiado metido en el arte de morderme las uñas. Que estoy en en pleno pico de datorexia.

*Patent pending. Vamos que la datorexia son los padres. Que sucede pero no sé si se le ha puesto nombre todavía o si alguien le ha puesto la lupa encima…

Sobre el autor

Lucas Sánchez

comentarios

  • Genial el artículo. No sé si será efecto de la datorexia pero olvidaste la ortorexia. La cuestión es conducirlo todo al extremo de la enfermedad indeseada. Sin más.

    saludos

  • No te preocupes, eso se pasa solo. Deja de escribir un par de años, y, tal vez, consigas coordinar un pensamiento lógico, que puedas presentar a la opinión de los lectores.

  • Muy bueno el artículo…… y como postdoctor sé lo que se siente. Me gustaría decirte que se te pasará algún día, pero todavía no he llegado a eso. Ánimo!!

  • Muy bueno el artículo. Como director de tesis en el área de Ciencas Químicas, te comento que mi problema con los estudiantes es que dejen de hacer medidas, hagan el análisis de las realizadas, y obtengamos el producto que andamos buscando, o alternativas de avance de acuerdo a los objetivos planteados. En nuestro grupo, las publicaciones son un subproducto, que mis estudiantes necesitaran para que la «Academia» les reconozca su trabajo; esta demanda constituye el gran negocio de las Editoriales, y la burocratización de nuestros indicadores de investigación. A mis alumnos les inculco que lo importante es el producto o el conocimiento diferenciado que adquirimos de nuestra investigación, no las medidas, o los «cromos» de microscopía electrónica, que acumulamos por cientos, muchos de ellos innecesariamente. ¿Cuantas veces caracterizamos muestras con técnicas sofisticadas y costosas, cuando por la experiencia adquirida previamente, ya sabemos que no van a tener las propiedades que andamos buscando por observaciones realizadas tras ser preparadas?. Pero hay que entender que el consumo también llega a la ciencia, y la datorexia justifica muchas horas en el laboratorio, y aumenta el peso literal de una tesis. Es papel del director de tesis que sus estudiantes no cojan esta enfermedad, ya que son recursos perdidos. Mi consejo es que tras cada serie de experimentos se realice el análisis oportuno, se escriba el capítulo de tesis correspondiente y se valore el nuevo camino a seguir… Probablemente, la conclusión es que la tesis ha terminado y haya que enfrentarse a una nueva etapa profesional. Buena suerte!

Blog de Ciencia y Música

Lucas Sánchez (1983)

Nací en Valencia y estudié Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid. Investigué durante casi 10 años en el Centro Nacional de Biotecnología en el diseño de vacunas para enfermedades prevalentes en el tercer mundo. Durante todos aquellos años tonteé todo lo que pude con el periodismo y la divulgación científica, escribiendo para Público, Materia, Naukas y más recientemente para El País y Radio Nacional de España. Finalmente decidí montar mi propia agencia de comunicación científica: Scienseed.

Fuera del ámbito científico fui guitarrista de los Leftover Lights, banda con la que edité dos discos de estudio “Turning the lights on” (2012) y “Universe” (2014). He escrito una novela que se llama “Impostores” (2012) y, desde entonces, siempre está a puntito de salir la segunda.