Blog de Ciencia y Música

(IN)Cultura Científica

(

Puedes saber cuantas mujeres tuvo Enrique VIII, de quién era hijo y en qué país disfrutaba su injusto papel de poder. El número de estrellas que tiene la bandera de Estados Unidos. Que la capital de Mauritania es Nouakchott.

Saber que la aceleración de la gravedad es 9,8m/s2 y las diferencias que existen entre un virus, una bacteria, o un protozoo; en qué consiste la vida, o qué compone un átomo es un extra que saben los de ciencia.

Puedes saber de qué país fue presidente John F. Kennedy, el libro más famoso de Cervantes o quién compuso la banda sonora de El último Mohicano. Pero no preguntes qué elementos de la tabla periódica están presentes en un ser vivo.

Saber de qué estamos hechos a nadie le interesa y a nadie se le valora. Aunque saber que estamos hechos mayoritariamente de Carbono, Nitrógeno, Hidrógeno y Oxígeno valga para explicarse un poquito más por qué estamos vivos y cómo hemos llegado hasta aquí. Preferimos a gente sin formación que nos hable de seres superiores que crearon un invento llamado vida, que no sabemos ni cómo funciona. Que igual si supiéramos cómo funciona leeríamos más y rezaríamos menos.

El “mundo de la cultura” engloba las humanidades y las artes apartando a las ciencias, como si ambas cosas no formaran parte de la misma cosa: conocer y entender el presente y el pasado de todo lo que conocemos, de todo lo que somos. Porque, no nos engañemos, “culto” es un adjetivo con el que raramente se etiqueta a una persona de ciencias. Y no estoy pidiendo mi parte de la etiqueta, sino lo que representa.

Porque como no se considera cultura, tampoco sale en los medios. Queremos saber lo que hacen las personas con bata pero en la tele no las entrevistan. Nos quejamos de que los científicos no tienen ética, cuando desconocemos en qué se basan sus investigaciones. Sólo queremos que nuestro nuevo móvil tenga cobertura hasta límites insospechados. Que pronto se pueda hacer un corazón desde cero con células madre, nos podamos teletransportar y que saquen de una maldita vez la vacuna contra el SIDA; pero si tienen que quitar páginas de mi periódico, que no sea de la sección de deportes. Por favor, que rescaten a los bancos, indulten a los banqueros y que se pudran en la calle los investigadores del Príncipe Felipe*.

Como no se considera cultura, la gente no aprende que no se mata un virus con un antibiótico y que los microondas no dan cáncer; que el horóscopo es mentira y la homeopatía no funciona.

Dicen que quien no conoce su historia está condenado a repetirla. Aunque la experiencia nos muestra que conocerla nos hace repudiarla fuertemente o bien repetirla con más ganas. Pero poco se enfatiza en que quien no conoce su ciencia está condenado a la más profunda ignorancia. A la manipulación generalizada. A las religiones-milagro. A la publicidad de yogures-que-se-anuncian-con-bata o de pan-de-molde-con-acento-peculiar.

Y así nos luce el pelo.

* Podéis ayudar firmando aquí.

Sobre el autor

Lucas Sánchez

<ul class='page-numbers'> <li><a class="prev page-numbers" href="/?p=2319&cpage=1#comments"><i class="fa fa-chevron-left"></i></a></li> <li><a class='page-numbers' href='/?p=2319&cpage=1#comments'>1</a></li> <li><span aria-current='page' class='page-numbers current'>2</span></li> </ul> comentarios

  • […] Un consejo, antes de desayunar no conviene leer conceptos como idolatría de la ciencia, y otras perlas psudoperiodísticas. Menos mal que quedan contestadas por @aberron en este genial post de Amazings: Juan Manuel de Prada, por la ignorancia hacia el misticismo. Juan Manuel de Prada, así, no. Como dice @Sonicando: “Quien no conoce su ciencia está condenado a la más profunda ignorancia, a la manipulación generalizada. A las religiones-milagro.” En esta entrada: (IN)Cultura Científica. […]

  • …y rezaríamos menos.

    Y ahí dejé de leer.

    Muchos científicos han sido personas muy espirituales, por ejemplo el Padre Lemaitre verdadero descubridor de la expansión del universo, y no Edwin Hubble como se suele creer.

    Hay que separar la ciencia de la política, especialmente de la propaganda anti-religiosa, si la ciencia quiere resultar creible.

  • creo que fue Pasteur el que dijo que un poco de ciencia aleja de Dios, pero un mucho acerca. Parece que nos falta ciencia.
    saludos.

Blog de Ciencia y Música

Lucas Sánchez (1983)

Nací en Valencia y estudié Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid. Investigué durante casi 10 años en el Centro Nacional de Biotecnología en el diseño de vacunas para enfermedades prevalentes en el tercer mundo. Durante todos aquellos años tonteé todo lo que pude con el periodismo y la divulgación científica, escribiendo para Público, Materia, Naukas y más recientemente para El País y Radio Nacional de España. Finalmente decidí montar mi propia agencia de comunicación científica: Scienseed.

Fuera del ámbito científico fui guitarrista de los Leftover Lights, banda con la que edité dos discos de estudio “Turning the lights on” (2012) y “Universe” (2014). He escrito una novela que se llama “Impostores” (2012) y, desde entonces, siempre está a puntito de salir la segunda.