Blog de Ciencia y Música

Otra nueva herramienta para luchar contra el cáncer…

O

Parece ser que esta semana toca monotema, pero mientras que sea para informar de nuevos enfoques que funcionan, espero que sea bien recibido.

No pensaba hacer ningún artículo de éste tema, al menos esta semana, pero tras ver 3 o 4 artículos que explicaban mal el estudio, solo por dar la noticia, quiero intentar explicarlo en condiciones.

No voy a decir los blogs de ciencia en lo que lo he visto, pero sí que su título era A un paso de una vacuna contra el cancer…

Yo empecé con este blog para evitar cosas así. Porque no está a un paso, y menos la que es protagonista de la noticia. Que sea un paso más o una nueva herramienta es cierto, pero gente que tiene enfermos en casa o sufre la enfermedad se puede hacer ilusiones falsas.

Señores, el estudio que les voy a comentar, si sigue adelante, en como poco, 10-15 años será una realidad terapéutica para humanos:

El grupo liderado por Caetano Reis e Sousa ha identificado una diana que podría ser útil para el desarrollo de vacunas contra múltiples patógenos. Su grupo trabaja en el Cancer Research (UK) y han probado la herramienta para combatir tumores.

Las vacunas tienen una idea básica, coger proteínas del patógeno (o en éste caso célula tumoral) y hacer que unas células del sistema inmune (macrófagos o dendríticas) se los traguen, los troceen y se lo enseñen a los linfocitos. Éstos últimos buscaran células que muestren dichos pedacitos (porque están infectadas o en este caso son tumorales) y las eliminarán. Teóricamente sencillo pero prácticamente bastante complicado.

Para meter las proteínas en las células se usan virus, vesículas sintéticas, DNA plasmídico, simplemente las proteínas purificadas…

La novedad de la terapia es la forma de introducir las proteínas en las células dendríticas de forma específica y efectiva.

Lo que han conseguido es identificar un receptor de membrana de las dendríticas, DNGR-1, que está implicado en la fagocitosis y posterior presentación de lo fagocitado. Entonces si utilizamos un anticuerpo que reconozca específicamente DNRG-1 y le pegamos la proteína que queremos meter, la célula englobará la proteína y la romperá. Es como si apretaramos únicamente un «botón» (DNGR-1) de la célula (dendrítica en este caso), para que ésta se trague y procese lo que cargamos, y así pueda ser reconocida por los linfocitos.

Tras comprobar que todo funciona como debería, lo probaron obteniendo resultados muy buenos en el modelo de ratón (en este caso de tumor en pulmones).

Ah casi se me olvida, en las inmunizaciones sirven el anticuerpo con un adyuvante , un compuesto para aumentar la inmunogenicidad de la vacuna para que la respuesta sea suficientemente potente.

Así que nada, aquí tenéis el ARTÍCULO ORIGINAL, para quien tenga dudas específicas.

Sin duda, una semana llena de buenas noticias en el campo de la oncología…

Sobre el autor

Lucas Sánchez

comentarios

  • Ok, si no lo consigues, pon tus dudas que seguro que resolviéndolas, se le aclara a más gente…

    Ah y el de un poco más abajo del Retinoblastoma, es otra estrategia brillante, por si te interesa.

    Saludos¡¡

  • A ver si se consigue luchar definitivamente contra esta enfermedad y que la palabra cáncer termine siendo solamente el signo zodiacal para los que nacimos en el mes de julio.

  • No me he leido el artículo lo he visto largo y con tecnicismos, así que lo leeré mas tarde como Rinze Wind.
    Ojalá lo que dice Irae se cumpliera, y ojalá los gobiernos inviertan más en ciencia y se pueda seguir avanzando más en este sentido.
    Pero desgraciadamente sin ser yo experto ni científico creo que las colosales cantidades de mierda contaminante vertidas en agua, tierra y aire por el ser humano (los que dan las órdenes se sobreentiende) y sigue y sigue y más y más… no tienen que influir beneficiosamente en la recesión de estas enfermedades. Creo que no podemos negar esto. Y las políticas ambientales actuales me parecen por analogía como poner una tirita a un brazo gangrenado.
    Espero no parecer demasiado negativo. Y que se avance en avances médicos y en políticas y prácticas medioambientales.
    Saludos¡¡

Blog de Ciencia y Música

Lucas Sánchez (1983)

Nací en Valencia y estudié Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid. Investigué durante casi 10 años en el Centro Nacional de Biotecnología en el diseño de vacunas para enfermedades prevalentes en el tercer mundo. Durante todos aquellos años tonteé todo lo que pude con el periodismo y la divulgación científica, escribiendo para Público, Materia, Naukas y más recientemente para El País y Radio Nacional de España. Finalmente decidí montar mi propia agencia de comunicación científica: Scienseed.

Fuera del ámbito científico fui guitarrista de los Leftover Lights, banda con la que edité dos discos de estudio “Turning the lights on” (2012) y “Universe” (2014). He escrito una novela que se llama “Impostores” (2012) y, desde entonces, siempre está a puntito de salir la segunda.