Blog de Ciencia y Música

De bacterias, pepinos y resto de seres vivos.

D

Carmela García es investigadora predoctoral en el Centro Nacional de Biotecnología. Como sabe de bacterias, pepinos resto de seres vivos, me pareció una buena idea que fuera ella y no yo quién os hablara desde el punto de vista de un investigador, lo que está ocurriendo en Alemania. Os dejo con ella:

Día tras día trabajo con E.coli. Mi tesis está centrada en los bacteriófagos, virus que matan las bacterias y, para eso, hay que trabajar con bacterias. Con muchas. Y con muchas me refiero a 15 litros de bacterias a la semana. Y aunque no os lo creáis, lo hago sin guantes, sin mascarilla, sin miedo. Y por eso me desespera cada vez que leo una noticia sobre el nuevo brote de E. coli en Alemania, por lo poco que se conoce a estas bacterias.

Sólo hay que analizar los titulares de prensa de estos días. Quizá uno de los más recientes es el que más me ha llamado la atención. “Expertos desvelan que la bacteria se puede transmitir de humano a humano”. ¿En serio? ¿Pero eso lo habíamos dudado en algún momento?

E.coli es una bacteria que vive de forma natural en nuestro intestino, y en el de muchos animales. Hay muchísimas cepas diferentes de E.coli. Además de las que conviven con nosotros sin hacernos ningún daño, hay otras que nos causan diarreas, y otras que ocasionan problemas más graves, como en este caso.  Su hábitat natural es el intestino y sí, se expulsan con las heces. Esto implica que las aguas residuales se contaminan con la bacteria y por esto es tan importante la existencia de depuradoras.  Si el agua no se descontamina, la bacteria se extiende. Se regarían los campos con ella, estaría presente en el agua del grifo de nuestra casa. Pero entre las depuradoras y lo mal que sobrevive la bacteria fuera del intestino, esto lo tenemos controlado.

¿Qué pasa cuando esto falla y nos infectamos con una bacteria (ya sea E. coli o cualquier otra)? En el caso de las coliformes, las que viven en el intestino, lo normal es que no consigan desplazar a nuestra flora intestinal habitual, exista una especie de “lucha interna” entre ellas, pasemos una diarrea más o menos fuerte y listo. Si la cosa va a más, empieza el tratamiento con antibióticos. Y ojo, que los antibióticos las mata a todas, a las malas y a las buenas!

¿Y qué pasa si la bacteria, como ésta, es resistente a antibióticos? En resumen, vamos jodidos. Los antibióticos han sido un gran avance, pero hoy en día existen demasiadas bacterias resistentes y hay que recurrir a otras técnicas. ¿Cuáles? Yo defendería los fagos, que para eso son mi tesis. En países de Europa del Este, desde la época de la Guerra Fría, utilizan estos virus para matar bacterias que son resistentes a los antibióticos, y con bastante éxito. Actualmente se están desarrollando compuestos inorgánicos que rompen la pared de las bacterias. Y siempre queda, por supuesto, conseguir desarrollar nuevos antibióticos.

¿Pero es cierto que las bacterias son multirresistentes porque abusamos de los antibióticos? Sí, pero no. Esto sí que es difícil de explicar. Las bacterias evolucionan y, por azar, pueden desarrollar una mutación que haga que vivan “mejor” pese a la presencia de un antibiótico. En principio esa mutación se va a perder, pero si añadimos antibiótico al medio, solo esas van a sobrevivir, y solo esas se van a reproducir. Cuantos más antibióticos consumimos, más favorecemos que solo sobrevivan las resistentes. Por eso los antibióticos hay que tomarlos solo cuando es necesario, sin abusar.

¿Y los pepinos? ¿Qué pintan en todo esto los pepinos? Esto es algo que yo sigo sin tener claro. Si la fuente hubiesen sido los pepinos (que ahora dicen que no) sería porque los habrían regado (o lavado, o algo) con agua contaminada con la bacteria.  También podrían estar contaminados los camiones de transporte. Pero también podría haber sido en Alemania, en el proceso de lavado o empaquetado.  Yo siempre me he inclinado a pensar que la fuente está allí, eso sí, probablemente nunca sabremos dónde. Una fuente de agua contaminada, un cocinero con las manos mal lavadas… es muy difícil saberlo. Una cosa está clara: la bacteria no se genera de forma espontánea en los pepinos.

Otra de las cosas que me llaman mucho la atención es lo que dicen sobre la higiene. Ahora nos ha entrado a todos la obsesión con la limpieza, y hay que lavar la fruta y verdura con agua con lejía… Empezaba diciendo que trabajo con litros y litros de E.coli sin guantes. Y es que no son necesarios. Lo que tienes que hacer no es ponerte guantes, o lavar la fruta con lejía, lo que tienes que hacer es lavar. Siempre que me dicen que por qué no me pongo guantes yo digo que lo importante es poner los cultivos y lavarse bien las manos (con agua y jabón, sin más) en lugar de tener los mismos guantes todo el día y toquetearte con ellos la ropa, el pelo, la cara… Pues con la fruta lo mismo, lo que tienes que hacer es lavarla bien, meterla debajo del chorro de agua, y si no la pelas o la cueces. Me preocupa la recomendación de la lejía, a ver si vamos a empezar ahora a tener intoxicaciones por cloro por culpa de intentar ser demasiado limpios.

Y por último, una de las cosas a las que más le ha dado vueltas la prensa. El origen de la bacteria. Esta cepa es una recombinación de otras dos (las bacterias cuando se juntan mucho, por decirlo de alguna forma, se pasan material genético). La mezcla lo que ha provocado es que tengamos una cepa que produce la toxina Shiga y que además es muy resistente a los antibióticos (y sí, todo esto por puro azar). Como curiosidad, la toxina Shiga la producen muchas más cepas. Otra O104, que provocó hace unos años un brote en Corea y, la más conocida, la O157:H7, que los americanos conocen muy bien. Aunque el brote principal de la O157:H7 fue hace ya bastantes años, sigue habiendo muchísimos casos en USA año tras año, normalmente la infección se produce por el consume de carne mal cocinada procedente de fábricas en las que no se ha tenido suficiente precaución. La toxina Shiga tiene un efecto similar al ricino (¿recordáis los líos con el aceite de ricino?) y  procede de un fago! Sí, uno de esos virus que mataban las bacterias… pero que en este caso se insertó en el genoma de la bacteria y se quedó formando parte de ella. Para que luego digan que no son listas, estas bacterias…

La verdad es que no sé cómo avanzará la historia, pero que no cunda el pánico. No nos pongamos paranoicos como con la gripe A. Lavarse bien las manos al salir del baño, lavar los alimentos, no dejarse llevar por las noticias sensacionalistas… y utilizar el sentido común. Es lo único que nos hace falta para evitar el caos.

Sobre el autor

Lucas Sánchez

comentarios

  • Gracias por el esfuerzo divulgador, Carmela. Yo llevo todo el fin de semana subiéndome por las paredes en los comentarios de los periódicos de tirada nacional en la red, con la peña flipando conspiraciones de las farmaceuticas y los gobiernos, el experimento fallido que escapa del laboratorio, el maiz transgénico o el «efecto Fukushima». He recordado cierta anécdota de Sydney Brenner, entre boutade e inocente, que en los albores del nacimiento de la tecnología del ADN recombinante y en medio de una charla en la Conferencia de Asilomar, en los años 70, donde a la postre se decidiría una moratoria de la tecnología por razones de seguridad, se bebió un vial de E.coli transgénica (ni idea que tenía) con la intención de «probar» la inocuidad de la tecnología.

    Ya conocía el uso de fagos como terapia desarrollada en la URSS, pero no sabía que en la actualidad existiesen tratamientos en funcionamiento, pensé que era algo que se había abandonado en favor de los antibióticos. Increible.

  • El texto tiene algunas imprecisiones (seguramente a causa de la desinformación periodística). La EHEC O104:H4 alemana no es multirresistente (de hecho es sensible a los antibióticos normalitos, como la kanamicina y el cloranfenicol).
    Por otra parte, los antibióticos favorecen la aparición de resistencias por otros mecanismos además de la simple selección natural, ya que la exposición a concentraciones subletales de antibióticos activa mecanismos que favorecen mutación y transferencia horizontal (véanse sistema SOS, recombinación, inducción de profagos, competencia, conjugación…); es decir, la bacteria pone en marcha todos sus mecanismos para «evolucionar» cuando se expone a antibiótico. Como curiosidad, la producción de toxina Shiga se activa en presencia de antibióticos, por inducción del profago que la codifica.
    Lo que probablemente ha causado la confusión (periodistas mediantes) es la inutilidad de tratar la infección por EHEC O108:H4 con antibióticos, ya que, aunque los antibióticos maten a la bacteria, la toxina Shiga ya está circulando, y hace su trabajo (afectar la función renal) perfectamente. Por eso la única manera de tratar a los infectados es reciclarles todo el plasma sanguíneo, para eliminar la toxina.
    Aquí podéis ver el antibiograma de la cepa alemana:
    http://www.rki.de/cln_116/nn_217400/EN/Home/EHEC__O104__H4,templateId=raw,property=publicationFile.pdf/EHEC_O104_H4.pdf

  • Robe, a lo que me refería, efectivamente, es a lo que se dice en prensa. Única y exclusivamente. No quería entrar en más detalles, más allá de generalizar a «bacterias» y no sólo a esta cepa. Si nos ponemos a explicar como una bacteria puede activar rutas metabólicas para intentar subsistir en presencia de antibióticos no acabamos nunca.
    Que esta cepa se pueda matar con Clf o Kan no lo sabía, pero en cualquier caso no arreglamos nada con el tratamiento con antibióticos, estarás de acuerdo conmigo (mejor la diarrea sin Shiga por medio).
    Y sí, conozco los trabajos con fagos en Israel. Aunque los que a mi más me han impresionado son unos que trataron una infección de Pseudomonas con un éxito brutal. Es una lástima que no tenga más repercusión. Conste que mi grupo está ahí intentándolo!

  • Excelente!
    Aunque me gustaría destacar la pequeña dosis infecciosa que tiene la ECEH y la presencia de ésta en la «carne de hamburgesa con centro crudillo» que ha ocasionado los brotes mas significativos. Tampoco hay que ser tan confiados y menospreciar su virulencia 😉 Pero como bien afirmas, en este caso, lavar es suficiente.

    Espero conocer más acerca de tu tesis e informarme sobre el tema de la terapia con fagos, algo que tenía olvidado.
    El enlace del antibiograma no anda, me despiertan dudas ahora, pues sabía de buena fuente que la cepa era multirresistente.

    Saludos 😀

  • Hi therе! Ι κnow this is kinԁa οff topiс howevеr ,
    Ι’d figured I’d аsk. Would you be intereѕted
    in exchanging lіnκѕ oг maybe gueѕt writіng a blog post or vicе-versa?

    Мy blog addressеs a lοt of thе same subϳects aѕ yours and I beliеve ωe
    could grеatly benefit from each οtheг.
    If you hаpρen to be interesteԁ feel free
    to sеnd me an e-maіl. I lοοk
    forωarԁ to hearing from yοu! Fantastic blog by the way!

  • Woω, maгvelous weblog format! How lеngthy have you eνer been гunnіng a blog for?
    you madе running a blog glanсe еasy.
    The total lоok of youг site is great, as neatly as the content material!

  • Unqueѕtionаbly consider that that yοu stated.
    Yοur favоurite reaѕоn appеared to be on
    the net the simpleѕt thing to take іnto аccout of.
    I say to уou, I сertaіnly get
    annoyed while peоple think about issues that they plaіnlу
    ԁon’t realize about. You controlled to hit the nail upon the top and also defined out the whole thing with no need side effect , folks can take a signal. Will likely be back to get more. Thanks

  • You are in reason for actuality a fantastic web site owner. The positioning launching rate can be incredible. The idea sort of can feel that you will be undertaking just about any one of a kind tip. Moreover, This belongings usually are must-see. you will have completed an exquisite process during this matter!

Blog de Ciencia y Música

Lucas Sánchez (1983)

Nací en Valencia y estudié Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid. Investigué durante casi 10 años en el Centro Nacional de Biotecnología en el diseño de vacunas para enfermedades prevalentes en el tercer mundo. Durante todos aquellos años tonteé todo lo que pude con el periodismo y la divulgación científica, escribiendo para Público, Materia, Naukas y más recientemente para El País y Radio Nacional de España. Finalmente decidí montar mi propia agencia de comunicación científica: Scienseed.

Fuera del ámbito científico fui guitarrista de los Leftover Lights, banda con la que edité dos discos de estudio “Turning the lights on” (2012) y “Universe” (2014). He escrito una novela que se llama “Impostores” (2012) y, desde entonces, siempre está a puntito de salir la segunda.