Blog de Ciencia y Música

#científicosmendigando «El talento de Malaspina»

#

(Esta entrada está escrita por Amudena de Enchufa2, a raíz de esta iniciativa)

Cada día, antes de las 5 de la madrugada, comenzaban las primeras maniobras: se daban todo tipo de redes, varias rosetas a distintas profundidades, botellones y lo que tocase en función del tipo de estación en que nos encontrásemos. Estos trabajos en cubierta solían abarcar toda la mañana. Por las tardes, el Hespérides reanudaba su marcha y la intensa actividad se trasladaba a los laboratorios. Allí se archivaban, procesaban y catalogaban todas las muestras y los datos recogidos por la mañana. Sin parar hasta las 20:30, cuando debían asistir a la reunión: en la sala de científicos y bajo la dirección del jefe científico, se comentaban las incidencias del día, se programaban los trabajos del día siguiente y, ocasionalmente, algún compañero daba una pequeña charla sobre el trabajo que estaba realizando a bordo. La reunión solía terminar una hora más tarde. A esa hora, incluso, algunos aún volvían a los laboratorios hasta más allá de las 12. Desconozco cuando dormían.

No digo, claro, que toda esta actividad fuese llevada a cabo simultáneamente por todos los científicos todos los días. Aunque, después de un mes observando su trabajo, llegué a admirar sinceramente la dedicación de estos científicos, sólo Superman y, quizás, Chuck Norris habrían sido capaces de sobrellevar, durante todo un mes, semejante rutina. No obstante, la cantidad de trabajo era, sin duda, desmedida, por lo que, hacia la mitad de la primera etapa de esta Expedición, cada grupo empezó a echar cuentas sobre las horas que duraba su jornada, de cara a corregir los posibles excesos de los protocolos y rutinas establecidas. El resultado no sorprendió a muchos: la mayoría de ellos dedicaba a su trabajo alrededor de 14 horas al día (algunos más). Sin fines de semana, ni festivos. En el Hespérides se trabajó hasta el único día del año en que cierran los periódicos: hasta el 1 de enero.

Quizás este inicio del relato pueda sonar más reivindicativo de lo que en realidad pretende ser. Semejante ritmo de trabajo podía resultar razonable dadas las circunstancias, ya que una expedición de este tipo implica la movilización de unos recursos que hay que aprovechar al máximo, aun a costa de ciertos sacrificios. A fin de cuentas, los propios investigadores son los más interesados y los que mejor valoran la información que obtienen en una campaña así.

Sin embargo, si este esfuerzo se veía recompensado por los logros obtenidos, personalmente me sorprendió que no se correspondiese, también, con cierto reconocimiento económico. A fin de cuentas, los científicos también comen y cagan, no sólo viven de “satisfacciones espirituales”, por increíble que parezca. Resulta difícil hacer generalizaciones, porque los investigadores, doctorandos y técnicos participantes en la expedición procedían de universidades e instituiciones españolas muy distintas, se encontraban en momentos de su formación diferentes y trabajaban bajo condiciones también variopintas. Pero las historias de terror que me contaban en sus ratos libres me dejaban helada.

Algunos doctorandos no estaban cobrando nada en absoluto por su trabajo. Otros, estaban terminando su tesis con el dinero del paro. Por lo que sé, ninguno estaba cobrando un duro más por pasar la Navidad en un buque lejos de su casa haciendo horas extra por los cuatro costados (si bien algunos afortunados percibían dietas, moderadas eso sí, por el viaje). Los doctorandos de Barcelona se hallaban en una situación especialmente precaria: me contaron que las tasas de su matrícula habían aumentado casi un 400 % en el último año. Tras negarse a pagar semejante atraco injustificado, se encontraban en vilo: a la espera de que sus protestas diesen su fruto y, entre tanto, “indocumentados”. Por otra parte, tampoco los doctores se hallaban en condiciones mucho más envidiables. Postdocs haciendo el trabajo de técnicos, investigadores recordando con nostalgia aquel país extranjero donde les ofrecían un sueldo que duplicaba el que tienen aquí…

La verdad es que me sorprendió. Pero sobre todo, me dio rabia. Tenía ante mí algunas de las personas con más formación de nuestro país, con una preparación y una capacidad sobradamente demostradas. Para llegar hasta donde estaban, cada uno de ellos había pasado por montones de tribunales, exámenes y pruebas. Todos habían demostrado la iniciativa necesaria para echar mil solicitudes y conseguir las condiciones que les permitieran seguir investigando. Todos habían viajado y pasado varios años en el extranjero (algunos eran verdaderos Willy Fog), por lo que la mayoría eran bilingües, aunque alguno hablaba hasta 6 idiomas. Todos tenían la constancia suficiente para seguir formándose perpetuamente.

Para llegar hasta donde estaban… En muchos casos, un trabajo incierto, precario y mal remunerado. Y luego alguien se sorprende de que los “cerebros” se fuguen. Por algo los llaman “cerebros”.

Sobre el autor

Lucas Sánchez

comentario

Responder a DrHouse Cancelar el comentario

  • Pues si, una campaña oceanográfica es eso trabajar, trabajar,trabajar y trabajar … aunque algunos creen que nos vamos de crucero. Este pais es así de triste, la ciencia está en manos de burócratas y demagogos que no tienen ni idea (ni quieren tenerla) de lo que hace su compañero de trabajo, ese científico de tres al cuarto como lo llaman ellos, simplemente porque no tiene patentes ni sale en los telediarios. No se dan cuenta que la ciencia requiere mucho tiempo, paciencia y dedicación y que no siempre da frutos «expectaculares» y divinos. Los grandes descubrimientos quedaron en los cajones olvidados hasta que alguien los rescató o sirvieron de base para otros.
    Y todo esto lo digo con conocimiento de causa. Mi curriculum no es para un premio nobel, pero lo poco que tengo me lo he ganado a pulso y con muchas horas de dedicación y abandono de mi familia y seres queridos. Para al final ser afortunado y tener un trabajo mal pagado. Pero para mi dolor, mi trabajo al final está supeditado a una panda de administrativos que lo único que hacen es criticar sin conocimiento de causa. Cada día llego a casa mas asqueado y dolorido y pensando que encima soy afortunado de trabajar en lo que me gusta.
    Pais de ignorantes y envidioso!!!

Blog de Ciencia y Música

Lucas Sánchez (1983)

Nací en Valencia y estudié Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid. Investigué durante casi 10 años en el Centro Nacional de Biotecnología en el diseño de vacunas para enfermedades prevalentes en el tercer mundo. Durante todos aquellos años tonteé todo lo que pude con el periodismo y la divulgación científica, escribiendo para Público, Materia, Naukas y más recientemente para El País y Radio Nacional de España. Finalmente decidí montar mi propia agencia de comunicación científica: Scienseed.

Fuera del ámbito científico fui guitarrista de los Leftover Lights, banda con la que edité dos discos de estudio “Turning the lights on” (2012) y “Universe” (2014). He escrito una novela que se llama “Impostores” (2012) y, desde entonces, siempre está a puntito de salir la segunda.