#científicosmendigando

Hace algo más de una semana en mi laboratorio se quedó vacante una plaza de técnico. Yo estaba sentado haciendo las figuras de un artículo y se presentó una chica preguntando por mi jefe. Otra persona más que venía a hacer la entrevista. Como un laboratorio es como una peluquería tardamos 5 minutos en comentar la jugada, en preguntar detalles de la que, posiblemente, sería otra nueva integrante de nuestra familia. Es una postdoc Ojos como platos. ¿En serio? Sí, en serio. Y lleva 3 años trabajando en el extranjero. ¿Y esto es lo mejor que ha podido encontrar a la vuelta? Eso parece. Silencio.

Luego te cruzas a personas en los pasillos que sabes que están sin cobrar. Te llaman amigos que terminan la tesis cobrando el paro. O sin cobrar, directamente.

Luego abres el correo y te encuentras una carta que la ministra Cristina Garmendia había escrito en El Mundo.

La ministra Garmendia nos dedicó hace unos días a los investigadores una carta “Por una ciencia de calidad y sin complejos” que ha levantado muchas ampollas. Yo llevo ya unos cuantos días escribiendo artículos que no termino. Es tanta la indignación que tengo que no sé realmente qué decir. Hacía tiempo que no me pasaba algo así. Porque Cristina Garmendia investigó en mi propio centro. Porque en muchos laboratorios recibimos con alegría su llegada al ministerio y pensamos que nadie mejor para el gobierno que alguien del campo.

La carrera investigadora es como la vida misma. Parece que tenemos una facilidad asombrosa para olvidarnos de cómo son las distintas etapas de la vida cuando las pasamos. Tratamos a los niños como estúpidos sólo porque juegan con objetos que consideramos estúpidos. Y nos reímos del pavo de los adolescentes en vez de ver su incomprensión y su sufrimiento. Y los treinteañeros parece que todavía no saben nada de la vida. A todo pasado nos olvidamos de lo bueno y de lo malo, pero especialmente de lo malo.

En cada etapa de una carrera científica pasa lo mismo, y parece que también se nos olvida. Hay profesores de investigación que permiten que muchos estudiantes empiecen a trabajar sin cobrar*. Porque, en su momento, ellos no tuvieron financiación. O porque “si no aguantan un tiempo sin cobrar es que no tienen interés”. Porque igual les queda lejos el no llegar a fin de mes, el tener que seguir viviendo de tus padres, el que tus padres no lleguen a final de mes porque quieren apoyarte y que tu hagas una tesis. O directamente porque ahora mismo no tienen financiación. También hay mucho doctor endiosado que maltrata al becario que le ha tocado tutelar. Demasiado pronto, demasiado olvido. Y obviamente no digo que sean todos, ni mucho menos, pero sucede.

Resulta que cuando lo piensas así, puedes entender que alguien llegue al ministerio y se olvide de lo que es dirigir un laboratorio, ser investigador postdoctoral o predoctoral.

Y lo mejor para la falta de memoria es que te recuerden las cosas, si es que no eres capaz de volver a la raíz del problema por tu propio pie. Entonces, como afectados y buenos ciudadanos lo mejor que podemos hacer es recordar a los que nos dirigen cuál es nuestra situación. Y de paso, si se entera más gente que les pueda señalar con el dedo, mejor.

Pero yo solo no puedo, y así que tenéis la puerta de sonicando abierta. Enviadme**  todas las historias de precariedad que podáis. Mientras tenga las colgaré en un artículo semanal. La realidad con nombre y apellidos de personas que no se pueden apretar más el cinturón. De trabajadores que no cobran. De investigadores que se fueron al extranjero y NO SON INSOLIDARIOS SINO SUPERVIVIENTES. Los que quieren volver y no pueden. Los que han vuelto y no tienen donde caerse muertos. Hablaremos de falta de seguridad en el trabajo. De lo que queráis que refresque la memoria de que aquí tenemos un problema muy grave. Y que vamos a peor.

También está funcionando el hashtag #científicosmendigando en twitter. Para desahogarse un poquito. Para darle publicidad. Para lo que queráis vosotros.

*Ya hablamos de la parte de culpa del que no cobra también.

**sonicando@sonicando.com

Share

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

31 Responses to #científicosmendigando

  1. SrMini says:

    He llegado de rebote al blog, y al leer esto:
    “Entonces, como afectados y buenos ciudadanos lo mejor que podemos hacer es recordar a los que nos dirigen cuál es nuestra situación. Y de paso, si se entera más gente que les pueda señalar con el dedo mejor.”

    me he acordado de una web que estan desarrollando para poder hacer saber a los que nos dirigen lo que opinamos sobre sus decisiones.
    oiga.me es la web y seguramente os puedan aclarar más por el email.

    Un Saludo y Suerte

  2. Dr. Litos says:

    Desde la más absoluta solidaridad y comprensión, pues yo también soy un “científico mendigando”, creo que habría que puntualizar un par de cosillas; en plan “abogado del diablo”, entiéndeme. El mensaje tendría más fuerza todavía si esa persona que viene de trabajar tres años en el extranjero tuviera un CV acojonante (que por otro lado suele ser habitual).

    También existen muchos casos de gente que vuelve de posdoc del extranjero buscando una plaza de técnico porque precisamente eso es lo que buscan. Tampoco es que eso sea bueno, porque si lo buscan es debido a que no existen posibilidades de carrera investigadora que no impliquen dirigir un grupo propio, cosa que muchos ni desean ni están preparados para ello.

    Lo que quiero decir es que el debate va más allá de que no haya lugar ni dinero para nuestros investigadores de excelencia; está en la base de nuestra formación, de los estudios universitarios, de la infraestructura de los puestos de trabajo. Y por supuesto no ayuda nada esa concepción de que cualquiera que se haya ido 3 años fuera tiene más valor que otro que, estando 3 años “dentro”, tenga aptitudes y currículo superiores. No digo que tú pienses así, pero como muchísima gente piensa de este modo convendría matizar este tipo de cosas, que al fin y a la postre también contribuye a que todos mendiguemos de una u otra forma.

    Dicho esto, la iniciativa está muy bien, no hay nada como poner nombre y apellidos a todas estas cosas que todos conocen de oídas pero parece que alguien se las invente. Particularmente yo me considero muy afortunado, me las he apañado para tener financiación durante casi toda mi trayectoria, pero si junto varias anécdotas seguro que algo me sale. De hecho, estoy “mendigando” con un contrato de 6 meses hasta que en julio por fin me hagan mi primer contrato como investigador postdoctoral, después de trabajar como tal durante dos añazos y medio con la tesis leída.

  3. NIetzsche says:

    es muy triste; yo tenía una vocacióngigante, siempre soñé con ser científico, pero la precariedad y la poca recompensa al enorme sacrificio que llevo hecho me están haciendo perder la esperanza y las fuerzas… nunca pensé que llegaría este momento, pero me estoy planteando el retirarme.. los fondos se acaban, y la única solución que me queda es arrastrarme más y más, y no sé si me apetece… (por cierto, trabajo en biotecnología para dearrollo sostenible, lo que los políticos se llenan la boca diciendo que están destinando dinero…)

  4. elPakozoico says:

    Más allá del que haya o no dinero para investigación, es la concepción social de la ciencia la que falla. Y si falla en origen la consideración de la ciencia y los científicos, y el valor que tiene su trabajo para el desarrollo tecnico y cultural del país, ¿qué esperamos?
    Yo me veo yendome fuera tras leer la tesis. Y cada día me reafirmo más…
    ¡Un saludo compañeros!

  5. Pashi says:

    Demasiado bien te portas con la ministra. Dudo mucho de que su actuación se deba a que se ha olvidado de cómo se trabaja en ciencia en España. Eso lo podemos decir de algunos profesores de investigación o catedráticos antiguos, que vivieron en otra época, en la que tres gatos se ededicaban a a la ciencia.
    En el contexto económico actual, no podemos justificar tan vagamente a la ministra. Gran parte del problema actual de la ciencia en España se debe a la reducción de los presupuestos para I+D+i. Eso ha sido obra y gracias de la ministra, seguramente presioanda, como todo el gobierno está presionado.
    Ya los presupuestos de 2009 se vieron reducidos enormemente. Los de 2010 y 2011 aún más. Pero lo que se ha reducido, sobre todo, es el presupuesto para financiación pública, y prácticamente nada el presupuesto para créditos a empresas. Créditos que muchas veces no se solicitan, de forma que llega a sobrar el dinero.
    ¿Por qué se hace así? Estoy convencido de que es influencia de las grandes empresas y los agentes financieros. A estas empresas no les interesa que se financie la investigación pública, porque gran parte de esa investigación se dirige a temas que no repercuten sobre sus beneficios económicos.
    La carta de la ministra en El Mundo, no era sino una forma de tirar balones fuera.

  6. Patricia says:

    Y eso que no se habla de las “humanidades”, en las que el decir que se investiga provoca sonrisas condescendientes, comentarios tipo “¿como Indiana Jones” o “Ooooohhh que boniiitoo!!”, o miradas de incomprensión.
    Y sin contar con ningún apoyo de empresas, ni ser minimamente contemplado cuando se habla de investigación…

  7. Pingback: #científicosmendigando

  8. CL says:

    ¿Piensas en algo de este estilo?: http://www.elpais.com/especial/preparados/

  9. eulez says:

    Lo has clavao. Otra vez.

    Me ha gustado eso de que vamos olvidando las etapas pasadas, es muy cierto. Sobre Garmendia, a lo mejor tendría que tenerse en cuenta el factor de ella, tal vez, no haya pasado por ninguna de estas etapas que dices. O al menos, tal vez, no se enteró. Depende de como fuese su estilo de vida. Hay gente que se puede permitir ciertas cosas. Otros no.

  10. JC says:

    Esta señora ha pretendido dirigir la ciencia publica como si fuera una farmaceutica privada y asi nos corre el peo. Al menos tuvimos la suerte de que Universidades saliera de sus garras. Francamente, jamas me alegre de su llegada.

  11. físico says:

    Si no entiendo mal esta señora vuelve a pedir a la comunidad científica un sacrificio mayor que al resto de la sociedad. Todos esos argumentos de motivación abnegada y discreta son extrapolables a todos los campos, entre ellos la política. Yo ya llevo 8 años en ciencia, cobro 1500 € y sigo tan motivado para trabajar como el primer día. El problema me lo encuentro el resto de facetas de la vida que, lamentablemente, exigen en la sociedad actual cierta estabilidad económica.

  12. Normalmente, cuando leo noticias sobre la ciencia y la investigación en nuestro país y esas perlitas que suelta Cristina Garmendia me hierve la sangre y la mala hostia me invade. Leo este post y lo que me invade es la tristeza. Empecé investigando en la universidad y salí de ella para trabajar en el sector privado. He visto muchas cosas y vivido muchas situaciones. Te las cuento en mi carta.

  13. Pingback: #CientíficosMendigando — Amazings.es

  14. Amara says:

    A ver.
    1. Como afectada, me solidarizo con vosotros. Aquí una compañera más. 5 años de postdoc.

    2. NIetzsche, no tires la toalla. Saca fuerzas y piensa que toda la vida has luchado por lo que estás haciendo. Nuestro mundo es una carrera de fondo y llega el que aguanta por el camino. Mucho ánimo colega.

    3. Sonicando, te acabo de escribir en amazings. En cuanto me libere de una charla que tengo que dar esta semana me pongo la carta.

    4. De política… mejor no entro, porque me estoy notando la sangre fluir más rápido, vayamos a que me dé algo.

    Un abrazo solidario y “empático”.

  15. He vivido la situacion que cuentas varias veces en los 4 años que llevo de tesis, y desde luego es lamentable ver como gente superpreparada, que ha estado fuera y que tiene mas experiencia que ninguno de nosotros tiene que volver a labos mediocres a posiciones inferiores con salarios ridiculos. Es triste que una persona que ha investigado se siente en un ministerio y siga ninguneando a la comunidad cientifica como han hecho los ministros anteriores, soltando perlitas como la carta en el Mundo o diciendo que no hay fuga de cerebros.
    Mi opinion personal es que despues de unos años de bonanza economica donde se ha invertido en I+D y se ha preparado a mucha gente, viene una epoca donde una generacion entera, la de los que hacemos la tesis estos dias, se va a ver forzada a emigrar y a guardar rencor al pais que no los ha mimado como merecian. Yo acabo la tesis en 4 meses y ya tengo sitio a donde ir fuera de aqui, y desde luego aqui no vuelvo si no me ponen una alfombra roja, me hacen la ola y me pagan el salario que mis, a dia de hoy, 10 años de estudio initerrumpido, merecen, que ya es mucho mas de lo que han estudiado los politicuchos que nos gobiernan.

  16. Roke says:

    No puedo por menos que empatizar con lo que comentas después de haber pasado años en la misma trinchera.
    En cualquier caso también pienso que cuando no te queda otra cosa que ofrecerle a tu propia gente lo que les ofreces es abnegación, sacrificio y esperanza.
    Así de duro.

    Abrazo.
    PD. Entras en mis feeds por la puerta grande.

  17. xalvarez says:

    Hace años habíamos hecho algo parecido a lo que propones (sólo que mucho más breve, en una línea). Algunos de los casos de precariedad y de desesperación se presentaron en un comunicado de prensa, que se puede descargar en la web http://www.precarios.org/dl323

    Copio algunos casos:
    + José Gustavo: 14 años con pagos a cargo de proyectos de investigación
    + Noelia: Sin remuneración en estos momentos
    + Mª Mercedes: Conseguí un contrato tras 3 años en el laboratorio sin ningún tipo de renumeración económica, al contrario; tuve que pagar los cursos de doctorado durante 2 años
    + María Flora: asociados a proyectos se encadenan con vacíos salariales
    + José Luis: la utilización de abundante mano de obra cualificada a bajo precio optimiza los beneficios del neoliberalismo pero parece que esto es un designio de dios, casi nadie hace nada
    + Esther: trabajo jornada completa pero cobro jornada parcial
    + María Amparo: He sido becaria desde 1991 hasta 2001 sin cotizar a la seguridad social. Que pasa con mis años trabajados? Actualmente los becarios cotizan, pero los antiguos becarios no tenemos ese tiempo cotizado.
    + María: me pagan menos del salario mínimo profesional

    etc.

  18. Marsupio says:

    Cuántas verdades…. Estoy muy de acuerdo con todo lo que decís, se nota cómo de quemada está la gente.
    Yo acabo de leer la tesis y ahora se me presenta un futuro mu negro: la gente que conozco que vuelve ahora mismo de fuera (EEUU, Alemania, UK…), algunos de ellos gente muy buena y preparada, se comen los mocos miserablemente, se dedican a pedir contratos asociados a proyectos y sin éxito. En fin, que uno se plantea dedicarse a otra cosa que le de, además de un sueldo fijo menos preocupaciones.
    No nos engañemos, da toda la impresión de que no interesa que exista la investigación de nivel en España. Aquí lo que interesa son las inversiones a corto y ultracorto plazo: ladrillos y turistas alemanes.

    Qué triste!
    Suerte a todos//

  19. Pyrex says:

    Totalmente de acuerdo pero.. qué es un científico de excelencia? El que vuelve a España tras su postdoc? Seguro? Os planteo una reflexión: pensad en lo contrario. Si hay investigadores extranjeros que hacen su postdoc en España es porque tampoco estaremos tan mal, no? Basta ya del tópico!! En España hay grupos de excelencia internacionalmente reconocidos y me fastidia (por no decir tacos) que los organismos públicos y privados valoren más un labo del tres al cuarto sólo porque esté en USA. La experiencia de salir fuera es enriquecedora, no lo dudo, pero no siempre hay razón para considerarla obligatoria.

  20. Ana says:

    Veamos Pyrex, salir fuera no es obligatorio, es más bien recomendable, pero eso no te hace mejor o peor científico, aunque te ayuda a ampliar tu horizonte. Pero el problema es que salir también se penaliza (más que se valora), o así lo parece, porque si te vas no vuelves. Cuesta mucho irse, es un sacrificio y parece un sacrificio hecho en balde. Y encima parece que sólo consigues perder la vez, porque si te vas no te puedes convertir en “el candidato de la casa”.

    Hay gente muy buena en España, y muy mala, como en todas partes hay de todo. Pero pretender que se trabaje gratis porque te gusta tu trabajo es algo que nunca se han planteado a los políticos, ¿que pasa, que a ellos no les gusta su trabajo?

    Ana

    PD: 5 años fuera y contando.

  21. KimWipes says:

    Pirex, mi experiencia. Yo hice la tesis en uno de los centros de investigacion de excelencia, muy renombrado, muy grande y con muchos recursos para ser espanhol y en una de las universidades consideradas en la cabeza de la investigacion en Espanha. Con todo el dolor de mi alma, hice las maletas y me vine a Estados Unidos de postdoc. En nueve meses que llevo aqui, he aprendido mas y mejor que en varios anhos de tesis en Espanha. Esa es la ventaja.
    Las desventajas son varias, renunciar a parte de tu vida personal y dejarla atras (amigos, familia, pareja,…); pero, como ya han indicado anteriormente, tambien pierdes el no estar dentro de los grupos, el enchufismo vamos, que tanto, tantiiisimo pesa todavia en Espanha.

    Hay que reconocer que, en general, en Espanha las universidades y la investigacion, en general huele a rancio, a mediocridad. Siempre hay excepciones, pero no reconocerlo es ponerse una venda en los ojos y no querer mirar.

    A la gente que comienza con muchisima ilusion, como en mi caso que quise ser cientifica desde que me acuerdo, se nos explota por la simple razon de que amamos lo que hacemos y somos idiotas por no protestar. Y asi acabamos de quemados, con mas de uno abandonando la carrera.

    Y si, postdocs extranjeros vienen pero ahora te pregunto yo, de donde vienen?? porque los que yo he conocido en mis muchos anhos en los laboratorios de este supercentro, en un porcentaje muy elevado eran de paises en los que la investigacion es practicamente inexistente como es Latinoamerica y el norte de Africa. Ojo, que bienvenidos sean. Ahora preguntate, cuantos americanos, cuantos alemanes has visto por aqui que no estuviesen de estancias breves? yo he visto pocos. Normal, yo cuando les cuento a mis companheros aqui algunas de las curiosidades de trabajar en investigacion en Espanha se sorprenden bastante.

    Tendre la oportunidad de volver a Espanha? me da vertigo hasta pensarlo. De momento no se cuanto tiempo estare en el extenso grupo de cientificos formados con los impuestos espanholes en el extranjero, revertiendo esa inversion en el adelanto de otros paises. Mientras tanto, mas de un profesor de las universidades de alli, se dedicara a dar una hora de clase de vez en cuando y leera el periodico en el despacho el resto de la manhana. Por la tarde no los busques, no estan.

  22. Pyrex says:

    En ningún momento pretendía apoyar lo de trabajar gratis, ni mientras cobras el paro, etc. Tampoco estoy hablando del “síndrome del funcionario”, por llamarlo de alguna forma, de muchas universidades y OPIs. Sé de dónde vengo y dónde estoy. Yo me he formado en España (primero de gratis y luego con beca y “mendigando” contratos), hice estancias fuera, un postdoc fuera y ahora he vuelto. Lo que quiero decir es que hasta en el centro más puntero de los states se hacen western-blots, FACS o ELISAs para detectar proteínas, qPCRs, ChIPs, etc. igual que en España. En todos sitios se compran ya los ratones Cre y alelos “floxeados” de Jackson y la única pega aquí es la aduana. En fin, la idea que quería expresar es que se puede ser profeta en tu tierra y que excepto casos concretos o técnicas específicas, las metodologías son prácticamente calcadas entre labos. Aquí también se publica en Nature, Science o Cell (bucad en PubMed (“nombre_revista”[Journal]) AND spain[Affiliation]).
    Y realmente deciros que sí, que además de latinoamericanos y marroquíes sí que he conocido en mis 11 años desde que empecé en la ciencia a norteamericanos, franceses, italianos, holandeses, etc. haciendo su postdoc aquí que incluso han acabado siendo jefes de grupo.
    No podemos generalizar toda la ciencia, y la española en particular, con nuestros casos personales. Ahora no corren buenos tiempos por los recortes y demás, pero si nosotros mismos no confiamos en nuestro potencial estamos perdidos. No podemos volver al “que investiguen ellos”.

  23. La anónima informática says:

    Pues yo trabajo en un centro científico como informática, no es sólo la precariedad en los investigadores, también la tenemos nosotros. Trabajo de subcontratada y no gano ni el salario mínimo (no me voy porque ahora mismo no hay nada). Antes estaba contratada para el Estado pero a los 2 años me echaron porque si no me tenían que hacer fija. Y así hay un montón de centros. No sé habilitan plazas de informático porque no es la política, si se pueden “apañar” con un subcontratado, un falso autónomo, o un contrato de prácticas, mejor. Ahora en el centro estamos haciendo cortes de luz, no se compran ni papel, ni tóner, ni libros… y al paso que vamos nos harán cortes de agua. En éste clima puedo decir, que los buenos investigadores, los que les gusta su trabajo, los que vienen todos los días, los becarios, están muy agobiados por su futuro y también los que dependemos de ellos.

  24. El otro lado says:

    Empecé hace mas de 10 años en una Universidad y en un grupo de cierto prestigio. Como tengo el vicio de comer todos los días, me presenté a una plaza de ayudante en una universidad de provincias, con poco prestigio y posibilidades.

    Aquí encontré gente que me apoyó. Formamos un grupo: gente nueva y tema nuevo y poco a poco fuimos hacia arriba. Hemos dirigido tesis, hemos subido la ratio de artículos/año de 0 a 5 y creo que nos lo pasamos bien con lo que hacemos (con altibajos).

    Eso si… nuestra filosofía es no abarcar: cogemos a 1 doctorando y vamos a muerte con el. Le hacemos participar en todo, opinar en todo e incluso fracasar en todo. Y hasta el momento no nos ha ido mal.

    Ahora bien… estoy harto de ver al “excelente” que engaña a 10 chiquillos, de los que no sabe ni el nombre. Los exprime, los engaña y los tira a la basura como si fueran kleenex. Eso si.. el “excelente” dirige 100 tesis y publica 200 artículos en un año. Y sube como la espuma, le dan pasta, le quitan clases, y le ponen como ejemplo de virtudes.

    No seais tontos…. Los que entréis al sistema no busquéis la excelencia a peso. Desconfiad de las promesas doradas, del superdirector de tesis, del que promete la luna. Preguntad a los otros becarios. Una persona decente no os dará el mejor currículum del mundo, pero seguramente luchará por vosotros.

    El trabajo vale la pena, pero solo si se disfruta como es debido.

    Un saludo.

  25. carlos says:

    Sin embargo, creo es llamativo un hecho que ha provocado este destre del maremoto japonés, y es que varios paises se han ofrcido a dar cobijo y faciltar la emigración a los japoneses.
    Esto no ha pasado con ninguna otra colectividad de otro pais que yo sepa, salvo con los sabios alemanes tras la 2ª guerra mundial, y es que se tiene a esa gente por ser de una fiabilidad y dureza que en Occidente se ha perdido hace tiempo, si existió alguna vez. Es lo que los mercados de trabajo reclaman: gente que no proteste y haga lo más duro aunque claro, hay ciertas virtudes que llegan a ser vicios.

  26. Torquemada says:

    No soy científico pero entiendo bien vuestra situación. El desamparo que os hacen pasar todos los gobiernos independientemente de su signo es deleznable. Ojalá os regularicen y mejoren vuestra profesión pronto, al menos si queremos tener R&D en condiciones.

  27. carlos says:

    Un problema complejo. En un principio, el Homo Sapiens no pudo hacer mucha ciencia, porque había unas fieras tremendas y como mucho le daría para fabricar armas primitivas para irse protegiendo. Eso dio paso a una fase de cierta seguridad y surgieron, si no científicos modernos, pues observadores, experimentadores y, sobre todo, artesanos, algo noble y humano.
    Allá por los s. XVII- XVIII comenzaron a aparecer los primeros científicos profesionales. Aun tenía eso un nivel manejable
    Pero hoy, todos los trabajos están sometidos a la producción masiva y exige sujetos que -lo dicen continuamente- se adapten a situaciones cambiantes.
    Esto, que alguno lo da por bueno, creo representa la muerte de todo aquel que quiera entender o investigar o hacer lo que sea de un modo serio, cosa que es muy difícl: un curtidor bueno hoy no tiene lugar porque su actividad, antes moderada en ganancias y precio, ahora es insostenible por cara. Lo peor es que ese modo de trabajar es que no satisface además a nadie que sea serio con sus aspiraciones, sino que parece un mundo a la medida del mindungui que de nada sabe y a nada va a llegar salvo a haber realizado medio millón de chapuzas incomprensibles en una vida: estos sujetos sabrán un poco de inglés y chino o alemán precarios, un poco de informática mal comprendida, nula formación humanística y miles de piezas de maquinaria incomprensible diseñadas o manufacturadas, junto con un ocio como Gran Hermano y simliares, terminarán de ofrecer una vida enbrutecida.

  28. Merle says:

    Un apunte: Crsitina Garmendia, dueña de Cellerix, una de las empresas biotech españolas, hace tiempo que dejó de pensar como una científica de investigación básica y lo hace más como empresaria. Que no digo que sea malo, pero que a lo mejor tiene muy lejos la visión romántica del investigador.

    Al ERE que se produjo en Cellerix me remito.

  29. Pingback: #CientíficosMendigando: El talento de Malaspina | Enchufa2

  30. Pingback: | Sonicando

  31. Pingback: #científicosmendigando | Linkeando

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *