Diario de un científico expatriado (Ya les vale II: Comida y Cama)

Hace exactamente una semana y un día que llegué a Estados Unidos. Una semana y un día, como las condenas. Podría decir que ha sido como una condena, por lo de la comida americana y el pasar frío en la cama, pero…qué coño, ha sido una condena.

Mi primer contacto con New Haven fue bueno. Por que no decirlo. La Universidad de Yale es una auténtica preciosidad. Mires por dónde la mires. Todos y cada uno de sus “Colleges” son para echarle, como mínimo, 3 fotos. Y…ya está. Es lo que suele pasar a los sitios “con encanto” que llegas, lo miras, le sacas la foto, lo vuelves a mirar y acto seguido miras tu reloj.

Yo acto seguido fui a buscar comida. Supermercados. Los esperaba de todos los tamaños y colores. Y… NADA. Aquí o minimarquet ultracaro con 4 cosas o Supermercado al que vas en coche y que podrías seguir en coche por dentro, porque son GIGANTESCOS. Me he pegado 6 días pensando única y exclusivamente en conseguir comida. En preocuparme por no comer y cenar fuera todos los días.

Mi madre me preguntó por Skype que qué tal el género femenino del lugar. No supe contestarle otra cosa que estaba centrado en la comida, y lo más triste es que era verdad, como tristes son las prioridades.

Luego llegaba a casa por la noche y me esperaba mi otro problema. No tenía mantas. Sábanas si traje, por el nunca se sabe. Lo mismo que un minisaco de dormir del Decathlon, por si las moscas. Gracias al por si las moscas no he muerto de frío en las últimas noches.

El Lunes descubrí dos cosas; que el Martes hay un autobús que lleva gratis a los estudiantes a un MEGAMERCADO y que hay una lista de expatriados en apuros. En la lista encontré a una Sueca que vendía un Eiderdown. Lo que supongo tradujimos nosotros como edredón y nos quedamos tan anchos. Así que cogí el autobús, hice la compra y quedé con la Sueca.

En el supermercado estaba como ido, como loco, con una sonrisa que me daba la vuelta a la cara. Había de todo ¡¡ Por primera vez en una semana podía cocinar un plato comprando en el mismo sitio ¡¡ La putada es que como iba en autobús, pues como que tampoco podía llevarme la vida. 102$ de compra más tarde y dejando las cosas en casa, quedo a las 22:30 de la noche con una desconocida para comprarle el conforter (que también se dice así).

A las 11 de la noche, cocino por primera vez en New Haven, con una cervecita abierta y en los huecos pongo el Duvet en la cama.

Una semana y un día. Es lo que me ha costado en New Haven llegar a casa sabiendo que podía hacerme la cena y domir caliente.

(Disculpen el lenguaje vulgar, pero un diario es un diario, nos vemos en la siguiente entrega 😉

Share

This entry was posted in Anécdotas Científicas, Ciencia. Bookmark the permalink.

3 Responses to Diario de un científico expatriado (Ya les vale II: Comida y Cama)

  1. Copépodo says:

    Como ya te dije hace poco, tus noticias de New Haven me traen muchos recuerdos. Este es el primer otoño en dos años que paso en España y aunque te parezca raro siento una morriña masoquista con Connecticut. En fin, piensa que al menos estás en New Haven, yo estaba en el campus de la UConn (Storrs) que está en mitad de la nada, lo malo es que esa zona no la conozco muy bien y no te sé recomendar ningún sitio (aunque si quieres sugerencias para escapadas de fin de semana, sí tengo bastantes).

    Lo del frío en la cama es alucinante. Estuve en un apartamento de visitantes de la universidad y no había ni una puñetera manta. Cuando pregunté por ella me miraron muy raro. Creo (y va en serio) que lo que hace la gente es poner la calefacción cuando se tiene frío, incluso por la noche y punto. Un derroche de la leche.

    Lo de los supermercados: tres cuartos de lo mismo. Big-Y, Stop&Shop, etc, en cualquiera de ellos tardaba en hacer la compra tres veces más que en casa. Hay un pasillo entero dedicado a derivados del tomate, esas cosas me dejaban flipado. Hay algo bueno: Connecticut es un estado bastante rural en el fondo y hay una buena red de productos de la huerta y la granja local. En Big-Y tienen un apartado con productos locales que no están mal, y me extrañaría que en todo New Haven no hubiese ni una cooperativa de comerciantes de la zona o algún mercadillo de productos de temporada que te solucione en parte la papeleta.

    Mucho ánimo

  2. Sophie says:

    Niño, abrígate, tómate tu vasito de leche con miel cada noche, acuérdate de llamar a tu madre todos los días para que sepa que estás bien y no te ha raptado ningún payaso de ésos raros que hay en una hamburguesería, el Maredonal creo que se llama.
    Bienvenido a la aventura de adaptarte a una nueva ciudad 🙂 espero que a partir de aquí todo lo que pase sea bueno in crescendo

  3. José Luis says:

    El principio de la historia me ha llegado a asustar un poco, menos mal que el final ha mejorado.
    Un apunte (que quizás ya conozcas) sobre el eiderdown. En los países nórdicos es de donde proviene la palabra eiderdown. El eider es una anátida (un pato) cuyo hábitat son las zonas subárticas y árticas. La hembra mientras incuba los huevos se arranca de su pecho unas plumas que deposita sobre los huevos para aislarlos y protegerlos del frío, de ahí viene la expresión eiderdown, bajo el eider. Es una pluma de una calidad excelente. En los países nórdicos se “recolectan” estas plumas durante la época de la puesta. Se recolectan siguiendo criterios conservacionistas, se retiran unas pocas plumas que para no dejar desprotegidos a los huevos y permitiendo que la hembra pueda reponer las plumas retiradas ya que a la misma le vuelven a crecer en un tiempo mas o menos rápido. Con esas plumas se fabrican los eiderdown. No sé muy bien por qué giros del idioma la palabra eiderdown ha pasado a ser en castellano edredón. 🙁
    Si utilizas la palabra edredón en un país nórdico o anglosajón no tendrán ni idea de que se les está hablando.
    Espero no haberte contado una historia que ya supieses, si es así perdona.
    Oye, y la primera toma de contacto con un lugar nuevo pues suele ser un poco dura pero tú tan sólo llevas una semana y lo estás haciendo muy bien, ánimo y hazle caso a tu madre, mira a ver un poquito el género femenino de la zona, “New England’s women” 😀 😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *