Blog de Ciencia y Música

Montando una Superinfección

M

Haced click en el vídeo.

[quicktime]http://www.sciencemag.org/content/vol0/issue2010/images/data/science.1183173/DC1/1183173s1.mov[/quicktime]

Lo que acabáis de ver es la onda expansiva generada por la infección de un virus en células en cultivo. Un vídeo precioso de un fenómeno que ahora conocemos como superinfección, y que sin la grabación del presente vídeo habría costado mucho descubrir.

Y es que lo más importante del vídeo pasa desapercibido, porque lo más importante del vídeo es el tiempo. Lo que acabáis de observar en apenas 10 segundos ha sucedido en 16 horas. Un tiempo muy largo para ver el efecto, un tiempo muy corto para entenderlo.

Os lo explico. El virus que provoca lo que acabáis de ver y que se conoce como placa de lisis, es el virus vaccinia. El virus entre que entra en la célula y forma nuevas partículas virales que puedan salir la célula infectada para infectar a la siguiente, necesita alrededor de 6 horas. Por lo tanto lo que habéis visto en el vídeo requeriría de mucho más tiempo. Célula a célula y de 6 horas en 6 horas. Haciendo cálculos a ojo, si todo va bien y hay unas 30 células una detrás de otra en el vídeo, unas 180 horas. Pero pasa en 16.

Todo esto os creéis que es efecto de un virus porque os lo he adelantado, pero observad una prueba, esto es lo que pasa cuando se le añade al genoma del virus un gen que produce una proteína verde fluorescente:

[quicktime]http://www.sciencemag.org/content/vol0/issue2010/images/data/science.1183173/DC1/1183173s4.mov[/quicktime]

Para que pudiera completarse el proceso en 16 horas, algo distinto a cómo pensamos debería estar pasando. Podría ser que algunos virus saltasen de célula en célula sin entrar, como artistas que saltan del escenario y son sujetados por manos en un concierto, llegando más lejos debido a la repulsión que ejerce la gente.

Vamos a acercarnos un poquito más, fijaros en detalle:

[quicktime]http://www.sciencemag.org/content/vol0/issue2010/images/data/science.1183173/DC1/1183173s5.mov[/quicktime]

Y es que hay puntitos verdes (virus) que salen despedidos célula a célula antes de que la misma célula se llene de verde. Es decir antes de que se completen las 6 horas (células llenas de verde) hay virus que han sido proyectados hacia la siguiente célula.

Ahora lo que realmente sucede:

El virus vaccinia produce unas proteínas que en la superficie celular indican que la célula está infectada. ¿Para qué va a entrar otro virus en una célula que ya está infectada? Mejor que se vaya a otra algo más lejos. Así se va infectando el tejido más rápido. ¿Pero cómo «salta» de célula a célula?

Vamos a acercarnos un poquito más todavía, veamos una foto:

Los virus al unirse a células infectadas las fuerzan a expulsarlos hacia la siguiente. Esto lo realizan modificando los pilares que mantienen la forma y estructura celular y forman «cometas» que los acercan a las siguientes.

Así se monta una superinfección.

Referencias:

-Repulsion of Superinfecting Virions: A Mechanism for Rapid Virus Spread

Virginie Doceul,* Michael Hollinshead,* Lonneke van der Linden,{dagger} Geoffrey L. Smith{ddagger}

Originally published in Science Express on 21 January 2010 Science 12 February 2010:Vol. 327. no. 5967, pp. 873 – 876 DOI: 10.1126/science.1183173

Sobre el autor

Lucas Sánchez

comentarios

Blog de Ciencia y Música

Lucas Sánchez (1983)

Nací en Valencia y estudié Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid. Investigué durante casi 10 años en el Centro Nacional de Biotecnología en el diseño de vacunas para enfermedades prevalentes en el tercer mundo. Durante todos aquellos años tonteé todo lo que pude con el periodismo y la divulgación científica, escribiendo para Público, Materia, Naukas y más recientemente para El País y Radio Nacional de España. Finalmente decidí montar mi propia agencia de comunicación científica: Scienseed.

Fuera del ámbito científico fui guitarrista de los Leftover Lights, banda con la que edité dos discos de estudio “Turning the lights on” (2012) y “Universe” (2014). He escrito una novela que se llama “Impostores” (2012) y, desde entonces, siempre está a puntito de salir la segunda.