Blog de Ciencia y Música

18 de Mayo: Día mundial de la vacuna contra el SIDA

1

La verdad es que no creo que el pasado día mundial de la vacuna contra el sida tuviéramos la misma cara. Ni el mismo espíritu. El trabajo, como el objetivo, seguía siendo el mismo,  pero sabemos que las dos cosas no lo son todo.

Pero algo ha cambiado entre un 18 de mayo y otro.

La diferencia entre este año y el anterior se llama RV-144. El ensayo realizado en Thailandia no ha cambiado ni el trabajo ni el objetivo, solamente ha subido la moral a la tropa. Sobre todo a la nuestra.

En la fórmula 1 un piloto elige una escudería como en vacunas uno elige un vector. El con qué vacunar. Hoy en día, que no sé si vamos ya por la llamada «4º generación» de vacunas, uno puede vacunar con proteínas, con ADN, con virus…Y dentro de cada mundillo la competencia es brutal.

Nosotros trabajamos con poxvirus, unos virus enormes y complejos que están ganando poco a poco la batalla a los adenovirus como candidatos contra el sida. De hecho podríamos decir que los poxvirus y los adenovirus son las dos grandes escuderías.

Que en el 2008 el ensayo Step2 con adenovirus fracasara no eran buenas noticias, ni mucho menos. Pero que en 2009, un ensayo basado en poxvirus, como el RV-144 mostrara por primera vez en la historia, cierta inmunidad frente al virus, era para descorchar botellas.

Todos estos eran ensayos clínicos de fase 3. El candidato del laboratorio está por terminar la Fase 1 este año y en unos meses veremos los primeros resultados que nos dirán como mirar al próximo 18 de mayo.

(Si queréis leer más y mejor, entrad en el Blog de Sarah Boseley, que tiene una entrada del día de hoy cojonuda)

Sobre el autor

Lucas Sánchez

comentarios

  • Me alegro, por varias razones, de que haya optimismo en la investigación. A ver si el próximo 18 de mayo podemos comentar nuevos avances 😉

  • «En las proteínas de las cucarachas se encuentra la solución para la vacuna del VIH/sida”.

    Investigación de la Vacuna del VIH/sida
    En Septiembre del 2010, un grupo de científicos reunidos en la Universidad de Nottingham, Inglaterra confirmó lo siguiente: “La Cucaracha, un poderoso antibiótico”
    En el mes de septiembre del 2010 un grupo de científicos reunidos en la Universidad de Nottingham, Inglaterra confirmó lo siguiente:
    Pese a la mala fama de las cucarachas, estos insectos podrían ser beneficiosos para la salud. Los cerebros de las cucarachas tienen hasta nueve moléculas capaces de hacer frente y de matar a bacterias como el ‘Staphilococcus aureus’.
    Los investigadores, que presentaron sus hallazgos en la reunión de la Sociedad General de Microbiología, celebrada en Nottingham, señalan que los tejidos del cerebro y el sistema nervioso de estos insectos son capaces de matar a más del 90% de las cepas más resistentes del ‘Stapohilococcus’ (MRSA) o la ‘E. Coli’ sin dañar las células humanas.
    El secreto de esta defensa natural ante las bacterias que presentan las cucarachas es fácil de adivinar. Los científicos argumentan que se trata de insectos que «viven a menudo en ambientes poco higiénicos e insalubres, donde se encuentran con muchos tipos de bacterias. Para sobrevivir no les ha quedado más remedio que desarrollar estrategias para protegerse de estos microorganismos».
    Los cerebros de estos insectos llevan unos poderosos antibióticos –suficientemente fuertes para masacrar bacterias que se han vuelto resistentes a los antibióticos de hospital que usamos.
    “Basados en esta observación y estas investigaciones, desde 1995 nosotros planteamos lo siguiente: en las proteínas de las cucarachas se encuentra la solución para la vacuna del VIH/sida”.
    Las Cucarachas han dominado la tierra durante cientos de millones de años. Son los sobrevivientes más antiguos sobre la faz de la tierra.
    Es un insecto poderoso que nos lleva 400 millones de años de ventaja. Hace 350 millones de años comenzó a depositar sus huevos en los lomos de los primeros dinosaurios.
    Por su carga atómica que poseen han podido sobrevivir a grandes cataclismos y fenómenos atmosféricos, así también, a las terribles bombas atómicas creadas por el hombre.

    Suele decirse que, en caso de una guerra nuclear o evento catastrófico similar, las cucarachas (junto con los demás insectos y artrópodos) heredarán la Tierra. Los organismos superiores (Homo sapiens, por ejemplo) moriremos de inmediato.
    Conocidas, como se comprende, desde la más remota antigüedad, no es sorprendente que las cucarachas hayan sido utilizadas como remedio casero y aún académico por muchas culturas. Los boticarios de la antigua China recetaban cucarachas secas para tratar los problemas abdominales y digestivos. Hoy día se siguen vendiendo en las farmacias Chinas. Los médicos griegos recomendaban mezclar polvo de cucarachas con aceite de rosas para que lo bebieran los enfermos de otitis.
    El célebre cantante y trompetista Louis Armstrong solía referir que durante toda su infancia se le administraban cucarachas para casi cualquier enfermedad.
    En general se ha comprobado según estudios científicos que los insectos proveen de proteínas más rápidamente a los humanos que otros animales que proporcionan carne.
    Al revés de otras especies, que son muy selectivas a la hora de albergar bacterias digestivas en sus intestinos, las cucarachas llevan simbiontes de muy diversa variedad. En consecuencia, han ocupado durante cientos de millones de años un importante y efectivo papel en el equilibrio de las especies, lo que explica su éxito y longevidad como grupo.
    Como otros insectos, son capaces de hazañas increíbles, como por ejemplo la proeza de sobrevivir a tasas de radiación que son letales para otros organismos más evolucionados. ¿Por qué ocurre ello? Por la simple razón de que las células animales son absolutamente susceptibles a las radiaciones cuando la misma las sorprende en proceso de división. Ésta es la razón de que el cáncer se trate con radiación, porque los tejidos cancerosos tienen a sus células en permanente, frenética división, lo que los hace más susceptibles a la radioterapia que las células normales.
    Las costumbres alimenticias de las cucarachas también están orientadas a garantizar su supervivencia a cualquier costo: estamos hablando del más omnívoro de todos los omnívoros del mundo, capaz de alimentarse prácticamente de todo material o elemento a su alcance. Las cucarachas comen sustancias en fermentación, ropa, cabello, cuero, papel tapiz, heces y, por supuesto, alimentos de consumo humano.
    La forma de las cucarachas no ha cambiado significativamente en todo este tiempo. Nacieron para vencer a todas las especies y vencer al mismísimo paso del tiempo, porque siempre evolucionaron perfectas.
    “Basados en esta observación y estas investigaciones, desde 1995 nosotros planteamos lo siguiente: en las proteínas de las cucarachas se encuentra la solución para la vacuna del VIH/sida”.

    Las vacunas son una preparación de antígenos que se inyectan en el cuerpo y generan una respuesta de ataque por medio de los anticuerpos que contribuyen a ponerle fin a algún virus o bacteria. Una vez que han sido suministradas en el organismo generan lo que se conoce por memoria inmunológica por lo que, en la mayoría de los casos, vuelven inmune a la persona a esa enfermedad determinada.
    La primera vacuna como tal fue inventada, en 1796, por un médico rural inglés llamado Edward Jenner que dio con una forma para combatir la epidemia de la viruela. Jenner, observó que las mujeres que trabajaban ordeñando las vacas contraían una enfermedad que era conocida como la viruela de las vacas, sin embargo, ésta las hacía inmunes a la viruela humana. Así, sacó una muestra de leche de vaca de la mano de una de las granjeras y la inyectó en el brazo de un niño. Éste sufrió los síntomas de la viruela vacuna. Cuarenta y ocho días después, cuando ya no quedaban rastros de la enfermedad, le inyectó una muestra de la viruela humana y éste no padeció ningún síntoma del mal.
    En conclusión, nuestro planteamiento:
    Existen miles de variedades de cucarachas, pero específicamente las cucarachas que viven en las alcantarillas y se alimentan de los residuos vaginales, el semen, las heces fecales y los excrementos. Estas han logrado sobrevivir, son inmunes y son portadoras del virus del sida.
    Procedimiento:
    De igual manera como Edward Jenner, hizo su investigación con la viruela; se hará el mismo procedimiento. Queremos decir: hay que aumentar la capacidad inmune del cuerpo humano, aumentar los anticuerpos para poder resistir y convivir con el VIH/Sida.
    Se debe reforzar el sistema inmunológico con pequeñas dosis de proteínas del cerebro de las cucarachas que deben ser aplicadas cada 40 días. Ya reforzado el sistema inmunológico, se aplicará el virus del VIH/Sida en forma atenuada.
    Las vacunas son una aplicación del mismo virus
    Debemos hacer la paz con este virus, y con todos los virus y bacterias que existen en la naturaleza. Son microorganismos que también fueron creados. Lo correcto es convivir con ellos sin tenerles miedo, de igual manera como convivimos con el Tétanos, con el Polio, con la Viruela… etc., etc… La inmunidad de una enfermedad es la aplicación del mismo virus.
    Un trabajo humanitario
    El proyecto de investigación fue presentado en la primera Primera Feria Internacional de Arte (FIART) celebrado en el año 2009 en el emblemático Palacio de Bellas Artes de Santo Domingo.
    Los años han pasado, han muerto millones de seres humanos, en el momento debe haber 40 millones de personas infectadas en el mundo.
    En el 2000 las Naciones Unidas acordaron Los Objetivos del Milenio tomando como plazo el 2015. El VIH/sida es el objetivo n úmero 6. El presupuesto de los países no alcanzará mañana. El dinero hay que utilizarlo en la investigación de la vacuna preventiva.

Blog de Ciencia y Música

Lucas Sánchez (1983)

Nací en Valencia y estudié Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid. Investigué durante casi 10 años en el Centro Nacional de Biotecnología en el diseño de vacunas para enfermedades prevalentes en el tercer mundo. Durante todos aquellos años tonteé todo lo que pude con el periodismo y la divulgación científica, escribiendo para Público, Materia, Naukas y más recientemente para El País y Radio Nacional de España. Finalmente decidí montar mi propia agencia de comunicación científica: Scienseed.

Fuera del ámbito científico fui guitarrista de los Leftover Lights, banda con la que edité dos discos de estudio “Turning the lights on” (2012) y “Universe” (2014). He escrito una novela que se llama “Impostores” (2012) y, desde entonces, siempre está a puntito de salir la segunda.