Blog de Ciencia y Música

What´s the harm?

W

Cuando un negacionista escribe un artículo dudo que vaya a convencer a persona alguna con pensamiento crítico. Podríamos entender por ello que no generan un problema, pero lo generan. Y lo generan porque existen personas que no tienen una opinión formada sobre muchos temas, ni base cultural para tenerla (añadiría un «ni ganas»). Pero buscan información en google. Y sólo encuentran textos conspiranoicos. Y sólo encuentran textos conspiranoicos porque sólo los conspiranoicos pierden el tiempo en escribir mentiras en la web, ya que normalmente los científicos escriben las certezas en revistas revisadas por pares.

Cuando decidí emprender la campaña contra el Negacionismo del VIH/Sida no lo hice por convencer a nadie. Lo hice simplemente para que mis entradas compitieran con las suyas en los buscadores. Para que haya gente tenga la opción de leer lo que la ciencia y el pensamiento crítico han conseguido en años de investigación en la enfermedad sin recurrir a revistas especializadas.

Aun así habrá gente que se preguntará cuál es el daño causado por este tipo de negacionismos. Buscando algunas referencias (pondré más) me encontré con una web llamada What´s the harm?, dedicada a señalar todas las muertes que causan muchos tipos de negacionismos médicos. Lo dejan bien claro:

«Here are 365,026 people who were harmed by someone not thinking critically».

Aparece en la web caso por caso una lista de personas escépticas de la relacción entre el VIH y el SIDA que decidieron no medicarse y que incluso decidieron no medicar a sus familiares infectados. Todos están muertos.

Sólo os cuelgo una captura de pantalla para que os hagáis una idea del contenido de la web. Pero la captura no ha sido al azar. La primera que tenéis en pantalla, Christiene Maggiore, ha dado mucho, pero mucho que hablar. Fundadora de la organización de «Alive & Well» de infectados que no se medicaban y estaban bien. Dedicó buena parte de su vida a decir que el HIV no causaba SIDA. Por eso no dió antivirales a su hija Eliza Jane Scovill que murió en 2005. Ni los tomó ella misma y murió el año pasado.

Muchas personas mueren diariamente por supercherías similares. Y sólo nos queda pegarnos por subir en el ranking de google.

Sobre el autor

Lucas Sánchez

comentarios

Responder a guti Cancelar el comentario

  • De verdad, qué tristeza más grande. Si esas personas hubieran podido (y, a veces, querido)leer y comprender la información verídica estarían vivas. La ignorancia muchas veces es más letal que cualquier enfermedad. Y cuando veo vídeos como éste: http://www.youtube.com/watch?v=tcP4Nuk64XA me entra una mezcla de rabia e impotencia porque sé que a la larga las consecuencias van a ser la mismas que la que indicas en tu post, muertes y más muertes. En fin, los atentados a la salud pública comienzan con la desinformación.

  • Es triste pero también indignante. El caso de Sudáfrica es espectacular y muestra el tremendo daño que puede causar la mezcla de ignorancia y poder político.

  • Ya, claro: y, como ellos murieron eso prueba que existe el virus. Que da lo mismo que se la piñaran con el coche o les diera un infarto: la culpa es del virus invisible, y punto.

    Además de que tu argumento de las revistas por pares hace aguas por todos lados: en internet, que es el único sitio libre de censura, se puede publicar de todo. Pero en las revistas (financiadas por ya-sabemos-quiénes), esos artículos se silencian.

    Ah, y échale un vistazo al link de What’s the harm, que apunta al jpg de su cabecera 🙂

  • El VIH no causa SIDA, los condones no protegen (y tampoco hacen falta, porque total…el virus no causa nada). La Homeopatía cura..y suma y sigue. Da miedo que haya no solo desinformación, si no creencia absoluta en este tipo de cosas. Cuanta gente morirá cada año por temas así??
    Un beso!

  • El virus del sida existe, existen miles de evidencias científicas que lo demuestran. Pero existe gente que decide no medicarse y eso es lícito. Creo que no es un delito no querer buscar el elixir de la vida eterna ni querer disfrutar de lo que los avances de la biomedicina permiten.
    Suaviza el tono señor Sonicando…

  • @SHORA: El problema más grave es que la ignorancia de muchas personas puede infectar a otras…
    PD: que alegría veros por aquí 😉

    @Ambros: Prometo hablar de Sudáfrica y su presidente en la siguiente entrada, quería dedicarle al señor una entrada entera… y bienvenido ¡¡

    @Ley de Poe: ¿Le conozco? 😉

    @Nebulina: Completamente de acuerdo. Y bienvenida a Sonicando ¡¡

    @M3: Existe una diferencia entre elegir no tratarte porque no quieres hacerlo o porque te hayan convencido de que no tienes nada de que tratarte. O peor, que lo que tienes se ve agravado por el tratamiento.
    Por mí se puede suicidar quien quiera ya que es su derecho. Pero me da mucha lástima que la gente lo haga sin saberlo. Eso es injusto y PELIGROSO

  • Solo queda esperar que la ley de la evolución haga su efecto y nos libre de las mentes mas vagas y estupidas de la tierra. Si ni de su descendencia pueden cuidar adecuadamente más rapido se extinguirán.

    Como dicen en el APM: «És de ser Inutiles!!»

  • arg que rabia, es que me indigno!!!!!
    Y cuanta razón tienes; es tan fácil buscar en google y creer que porque las páginas salen de las primeras tienen que ser verdad…
    A ver si aprenden

  • Este señor tambien debería de hablar tambien de todas las muertes por AZT que produjo el dichoso fármaco en los inicios del SIDA.

  • http://www.youtube.com/watch?v=dkQLXvoG39Y

    Que haya infinidad de conspiranoias no significa que alguna no pueda ser cierta o contener cierta verdad.
    En mi opinión un 1% de las llamadas conspiranoias son ciertas o contienen verdad. El 99% restante está diseñado para abrumar y paralizar a unos cuantos, desactivar el pensamiento crítico con el nuevo credo desestructurante de la lógica, convertir el potencial crítico o disidente de jóvenes incautos, y no tan jóvenes, en oligofrenia, hacer pasar desapercibidas un puñado de verdades entre toda la paja conspiranoica.
    Las conspiraciones existen y se han dado a lo largo de toda la historia. Lobbies, grupos de presión, agencias de inteligencia, multinacionales e industrias sin escrúpulos, gobiernos psicópatas existen y hacen de las suyas cada día. Nuestro mundo y su configuración es fruto en muchos sentidos de la correlación de muchas fuerzas en pugna, muchas de las cuales han actuado y actúan subrepticiamente y sin ética, o con una ética elitista muy estrecha y particular. Algunas cosas las descubrimos gracias a medios de comunicación audaces y más independientes, a contrastar informaciones, o a profesores e investigadores sociales, otras nos pasan por desconocidas.

    El hecho de que todas esas personas estén muertas no prueba nada, y todos los días sale el sol. Nadie niega la existencia del sida, de lo que dudamos y tras lo que seguiremos investigando es sobre su etiología y de si realmente hay un virus vih y si realmente su participación es determinante. ¿Todas las personas que se negaron a tomar la medicación y murieron cambiaron sus hábitos de vida, hicieron algo por remediar su inmunodeficiencia o tan sólo siguieron igual y se negaron a seguir las dir€ctrice$ farmacológicas de la industria sin más?

    Saludos

Blog de Ciencia y Música

Lucas Sánchez (1983)

Nací en Valencia y estudié Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid. Investigué durante casi 10 años en el Centro Nacional de Biotecnología en el diseño de vacunas para enfermedades prevalentes en el tercer mundo. Durante todos aquellos años tonteé todo lo que pude con el periodismo y la divulgación científica, escribiendo para Público, Materia, Naukas y más recientemente para El País y Radio Nacional de España. Finalmente decidí montar mi propia agencia de comunicación científica: Scienseed.

Fuera del ámbito científico fui guitarrista de los Leftover Lights, banda con la que edité dos discos de estudio “Turning the lights on” (2012) y “Universe” (2014). He escrito una novela que se llama “Impostores” (2012) y, desde entonces, siempre está a puntito de salir la segunda.